Etiqueta: Caleidoscopio

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Sentirse amado”

—Y ¿de dónde lo conocés a Miguel Robles, Claire? —¿A Miguel…? De toda la vida, Rafa. Miguel era un chico que le hacía trabajos a Margaux cuando todavía éramos dos chicas pueblerinas. Miguel era muy atractivo, muy divertido. Era un tipo que no tenía maldad, pero sin ser un buenazo. Era muy trabajador, y lo…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Yo soy Cortés”

Pranna abrió la tranquerita de su casa y llegó hasta su puerta que encontró cerrada. “Deben estar esperándome en el fondo”, pensó con amargura. No entró, no quería hacer lo que haría si estuviese distraído. Dio la vuelta, atravesó las matas secas y de pronto se detuvo. Sentía que se mareaba, como si le estuviese…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “¿Quién sos en realidad?”

Era un camino de tierra, con cascotes, pozos y huellones resecos de algún camión que habría pasado el único día de lluvia que podría haber en ese desierto de sol ardiente. Solo algunos arbustos retorcidos, algún chañar cada tanto pintaba un poco de negro toda esa tierra pelada con sus aislados pastos llorones y sus…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “El encuentro”

Miguel masticaba horas cada bocado mientras clavaba los ojos en Cami. Se había preocupado por lo que le gustaba Cami, lo que más le preocupaba es que la conocía bien, y era de las mujeres que ni siquiera contemplaba. Cami con sus muñecas quebradas operaba el plato con una rapidez admirable. Cada bocado subía hasta…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “El vestidito”

—Cami, no te puede quedar tan bien ese vestidito. —Gracias, Miguel. La galería de arte mostraba desde afuera tres esculturas de Miguel y a él ya le empezaba a molestar. Él no era un estafador, el era un creador de mundos imaginarios. Para Miguel la imaginación era algo así como una cuarta dimensión donde se…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Cuarenta cuadras”

Pranna cerró los ojos e intentó dormir, aunque ya sabía que no lo iba a conseguir. Cada vez que lo hacía su cabeza volvía a repasar todos los últimos acontecimientos. Y otra vez lo hizo, y recordó cuando le dijo a su mujer que le había cedido todos sus bienes porque los iba a perder,…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “El Rayo”

Fran entró al dormitorio y Vero, tapada, lo miró llegar. —Te traje la comida, Vero. Es todo sano, te va a hacer bien. Pero la cabeza de Vero era un lavarropas que iba y venía sin descanso, llena de ruidos que le hacían vibrar la mente. Apenas Fran se apersonó en el dormitorio y vio…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Plan B”

Dejó los cubieros y juntó sus manos en un puño iluminado por las llamas de las velas y cubriendo su boca, dejando asomar entre los nudillos sus ojos verdes. El sonido del murmullo y de los golpecitos de los cubiertos de otras mesas eran como música clásica. No le podía quitar los ojos a ese…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Mi galante compañía”

— ¡Vero…! Vero ¿qué hacés acá? Vero no hablaba. Dudaba. No podía ser. Sintió rechazo, la estaban engañando. Sus ojos se hicieron brillosos, luego acuosos, la estaban engañando, se había dejado sorprender, Fran no podía estar ahí. Alguien leía su mente, alguien la seguía de una manera nueva, distinta. —Vero, ¿me escuchás? Miró para un…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Ese punto eterno”

Miguel Robles entró al despacho con una sonrisa divertida. En Roma ya estaba haciendo frío y se quitó la campera que tiró sobre un sillón. La calefacción era buena. —¿Y…? ¿Cómo viene todo, Miguel? — Bien, bien… Todo sobre ruedas. — Ya tenemos el dato de que Pranna te sigue. — ¿Dato concreto? — Sí.…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Como dos Adanes”

Fran no se enteró en el momento. Como todos se enteró mucho después. En ese momento a él le estaban pasando dos cosas muy fuertes: Ella, “la” Fran, le había tocado la mano en secreto, y Tin se había quedado solo, sin los papás. En el medio de la conmoción, no solo por la orfandad…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “El amigo de un amigo”

Vero llegó a Roma consciente de que le había dicho a Cami que iba para Madrid. El “detalle” era para saber por dónde podría llegar a enterarse que estaba en Roma. Tramperas para la rata de Robles. Nadie sabía el horario en que viajaba ni el destino y el boleto era a su nombre para…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Un continente de género”

Vero volvió a la cama con la cabeza revuelta. Pranna le había metido tantas cosas… ¿Robles estaba actuando de la manera en que lo hacía para desaparecer? ¿Qué es lo que haría Pranna para desaparecer sin dejar rastro, como dijo refiriéndose a Miguel? ¿Robles era un par de Pranna? Para Vero Pranna era un lobo…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “¿Se pagará el pasaje…?”

Vero se fue de la embajada de Italia contenta y frustrada al mismo tiempo. El dato de que Vittoria viviese con Robles era importante, pero en ese momento la interrumpieron y no consiguió volver a la conversación anterior. Necesitaba saber más. El silencio de la calle se apagó cuando entró al palier de la planta…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “Quién es Miguel Robles”

Cami hablaba cómoda, lejos estaba en sus gestos y su mirada la inseguridad que reflejara cuando Lozano le había dicho que terminarían con el programa de exportación de arte nacional. Sus manos bailaban en el aire con un entusiasmo que a Lozano empezaba a caerle cada vez peor. -La cuestión es que ya hablamos con…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “A espaldas del dolor”

Vero entró al despacho y se sentó. -Contame cómo les fue en Roma–dijo Rafael Pranna. -Bueno, ya sabés… nos acostaron con la reunión. -Sí, pero cómo fue. -Bueno, un tipo llamado Chango, que es directivo de Brewster Europa, me abordó en la calle apenas salí del hotel… -¡Claro, Chango…! Ya lo ubiqué. Sí, seguí. -…y…

Marcos Valencia

Caleidoscopio: “¿No confías en mi?”

La mesita de plástico estaba escondida por un mantel blanco con bordados también blancos, y sembrada de platitos y cubiertos. Unas flores cortadas del único cantero del patio y colocadas en un frasquito simpático enfundado hasta la mitad con un género bordó, servilletas del mismo color, unos individuales plásticos con fragmentos de periódicos chinos muy…

Te gustó? Compartí