Batallantes contra el mal… Por más que dediquemos mucho esfuerzo y tiempo de nuestras vidas en obrar pura y edificantemente por Dios, hay ciertas cosas que traen la presencia de Satanás a la casa o donde sea que estemos pero las ignoramos por completo porque nunca se nos advirtió sobre ellas ya que nos parecían sumamente normales.

El fin de semana pasado, nuestro grupo juvenil “La pandilla de J.C” fuimos a un retiro espiritual a la casa del reverendo Hernan Diego Pedriel donde entre muchas cosas nos enseñó una lista de “pecados troyanos”… estos son pecados que se disfrazan de cosas normales de la vida cotidiana y hace regocijar mucho al Maligno.
Aquí les dejo una lista que confeccionó el Reverendo H.D.P con algunos de los pecados
troyanos que debemos evitar:

Escribir de manera extraña: La movida rocanrolera metalera pesada dub-step y flogger, sumada con influencias emo y empeorada por programas de televisión juveniles hacen que los más jóvenes adopten una forma de escritura particularmente demoniaca. Dios nos regaló un sin fin de idiomas para alabarlo y es un pecado superpoderoso deformar ese idioma. Así que si usted se percata que alguien en su entorno escribe cosas como: “H0liizzzZ, Loz KiErIIIz MuchIIz, Ad0r3misss muchIIIIz aL ZeñoRR de la 05curidadIIIIZZZZ” Corrija automáticamente su conducta azotando con un rosario de titanio o de plata si es posible, las manos de esa persona hasta que estemos seguros
de que jamás va a siquiera pensar en escribir tan ateamente. Si reincide, practicar un exorcismo.

Apagar las velas en el cumpleaños: Usted se preguntará ¿qué tiene esto de maligno? si uno está festejando su natalicio o el de algún ser amado. Pero sí, es muy satánico hacer eso. ¿O acaso usted vio a alguien soplar el cirio pascual después de previamente cantar el feliz cumpleaños en misa? Además, “soplar la vela” tiene connotaciones sexuales, ateas, y de mal gusto. El natalicio debe celebrarse en silencio y con oración, lejos de tentaciones Mefistofélicas como el alcohol, la piñata,
música de moda y regalos ya que todo eso genera un gasto de dinero innecesario que bien podría ser donado al Vaticano.

Tocar guitarras eléctricas: Hice, hago y siempre haré hincapié en este punto cuantas veces sea necesario hasta que la humanidad comprenda que este accionar es una de las cosas más satánicas que se pueden hacer. Jamás en mi vida vi una imagen de la Virgen empuñando una Jackson Cola de tiburón, o una estampita de San Cayetano ejecutando un solo en una B.C.Rich Beast… Entonces es evidente que Dios no quiere que nos acerquemos a esas armas malvadas. ¿Quieres hacer música? Entonces ve y cómprate un órgano de tubos o un arpa, que son instrumentos aprobados por el Papa.

Salir a robar televisores para venderlos y luego comprar drogas de diseño europeas, consumirlas y entrar al ministerio de economía desnudo y orinándose a los gritos:
Aquí estamos en una duda, no sabemos bien si esto es un pecado o simplemente una conducta producto del stress, se recomienda analizar y meditar este accionar y buscar alguna señal oculta que nos indique que evidentemente se trata de una obra del macho cabrío.

Desfragmentar o formatear la unidad C:\ :
Es lo mismo que recibir tratamiento médico ateísta y poner nuestra fe en la mentira de la ciencia. Si Dios quiere que uno esté enfermo, uno debe permanecer enfermo hasta que el poder de la oración surta efecto. Si tu PC funciona lento, esta sobre cargada o tiene problemas serios, es porque así es el designio del Señor. En vez de recurrir a prácticas paganas como desfragmentar o formatear, deberías incurrir en una cadena de oración y pedirle a San Cipriano que solucione tus
Inconvenientes. Queda más que claro que instalar un antivirus o Linux/Ubuntu es igual
de satánico.

Queridos amigos, hasta aquí llega esta lista que seguiremos ampliando hasta que al Diabolus Pentagramus se le acaben los lugares donde meter sus cuernos!
¡¡¡Ave María!!!
Un Abrazo Católico.

También podés leer:
¿Está mi hijo/a poseído/a por el maligno?

El año pasado escribíamos:
Los diez autos más feos que han pisado Mendoza 

Compartí, no seas paco