Si han estado conectados a nuestras redes sociales estos días, habrán visto que hice una consulta popular acerca de las calles más peligrosas de Mendoza.

Participaron muchas personas, algunas dando testimonios reales sobre asaltos o intentos de robos y otros recayeron en estúpido chiste fácil como “heee loco, la calle más peligrosa es la de tu hermana porque los que pasan por ahí se caen de culo!”. Inmaduros.

En fin, volviendo al tema, realmente hay zonas más peligrosas que otras y lamentablemente están repartidas por toda la ciudad. No quiero dejar de lado algunas situadas en Guaymallén, Las Heras, Dorrego, Godoy Cruz entre otras.

Así que justo ayer viernes, le cancelé la salida a una mina riquísima y decidí comprobar por mis propios medios la crudeza que envuelve el pavimento.

Y la cosa no fue fácil. Yo mismo, por mis propios ojos, pude corroborar la peligrosidad de prácticamente todas las calles del microcentro y alrededores.

Aquí mi informe final.

Viernes, 10.00 am. Tomo coraje y me dirijo a una de las primeras calles que me informaron sobre su peligrosidad. Hablo de la tan famosa “Bolougne Sur Mer”. Lo primero que me imaginé fue que me iba a topar con inescrupulosos ex convictos que rondan la cárcel. Pero no. Mi sorpresa y estupor fue mayor al ver a Dar Vader Bros a punto de atacar a una señora que tranquilamente caminaba por la vereda. Al intentar intervenir para salvar esa vida, este se me puso como loco y al grito de “¡Rajá de acá la san concha de dios!” comenzó a amenazarme con su sable laser. Corrí. Corrí como nunca.

Photobucket

Calle: Bolougne Sur Mer.
Nivel de Peligrosidad: 7.5 Coneps

Viernes, 11.30. Luego de correr despavorido, intento dirigirme a la segunda calle de la cual me habían informado que la vida de uno corre terrible peligro. Es la Avenida Libertador. Todo parecía normal. Sospeché que la luz del día ahuyentaba a quienes quisieran delinquir. Hasta que de repente… un temblor comenzó a recorrer mi cuerpo. Me quedé tieso. No lo podía creer… a lo lejos apareció… ¡Godzilla! No quise averiguar más, me di media vuelta y nuevamente corrí, corrí como nunca.

Photobucket

Calle: Avenida Libertador
Nivel de Peligrosidad: 8.6 Coneps

Siendo las 16.45 y un poco más calmado, decido continuar con mi investigación. Entro a mi Facebook y descubro que una de las más nombradas en mi consulta popular era ni más ni menos que la calle San Martín. Pero es larga. Como ésta. Agarro desde la calle Colón y comienzo a caminar sigilosamente, intentando observar cada detalles. Paso San Lorenzo, Montevideo, Rivadavia, y justo cuando llegaba a la peatonal, mi corazón comenzó a latir como nunca. Nuevamente el terror corría en mis venas. Nadia iba a creer lo que estaba pasando asi que intenté acercarme lo más que pude para tomar la foto. Señores, ahí estaban como si nada, en mitad de la calle, esperando a su próxima víctima. Les hablo, ni más ni menos, que de la momia, la muerte, Frankestein y Drácula. No me atreví a mirarlos de frente pero por su postura, todos se estaban agarrando los genitales, claramente expresando “la seguridad de las calles me chupan un huevo, acá mandamos nosotros malditos mortales.” Me dí vuelta y corrí, corrí como nunca.

Photobucket

Calle: San Martín casi Peatonal
Nivel de Peligrosidad: 8.9 Coneps

Después de tanto vivido decidí irme al departamento a calmarme un poco. Y justo cuando estaba por decidir abandonar la investigación, recordé que me debo a mi público, así que agarre las cosas, me tomé el Trole y me bajé en San Martín y Brasil, justo en la esquina del casino. Una chica me comentó que suele desaparecer gente por esa zona. Y si, al llegar, ahí estaba, ese bicho inmundo, esperando que pasara alguien para raptarlo y convertirlo en su esclavo. Me di media vuelta y corrí, corrí como nunca.

Photobucket

Calle: Brasil
Nivel de Peligrosidad: 7.2 Coneps

Ya cuando había creído ver todo, me suena el celular. Era mi vieja preguntándome si me esperaba a cenar. Le dije que sí y le corté. Justo después me llega un mensaje. “Quien creíamos un salvador ahora está contra nosotros. Vení a la zona del edificio Gómez.” Sonamos dije, lo único que falta, quien nos debería proteger ahora está ayudando a la peligrosidad. Primero sospeché que se trataría de policías liberando zonas, o políticos haciendo de las suyas en la calle. Pero no. Era ni más ni menos que Mazinger Z, altamente drogado que no paraba de patear personitas por toda la peatonal y parte de la calle Garibaldi. A mi entender es la zona más peligrosa porque ese armatoste debe medir como 30 mts y pesar como 5.000 toneladas, lo cual nos deja a todos como manteca si nos pisa. Por favor, evitar pasar por ahí. 

Photobucket

Calle: Peatonal y parte de calle Garibaldi.
Nivel de Peligrosidad: 9.6 Coneps

 

También podes leer:
1.000 maneras de morir en Mendoza

El año pasado escribíamos:
Lecturas para colectivo: “El precio de la soledad.” El Final

Compartí, no seas paco