Hace tiempo que tenía ganas de hacer una nota sobre la masturbación femenina. Primero, no había visto ninguna en el Mendo y segundo, es un tema tabú aún entre las putarracas de mis amigas, con las que hablamos de todo (bueno, casi todo) en lo referente al sexo. Esta nota puede tener las siguientes reacciones:

-La de chicas que se identifiquen total o parcialmente con lo que hablo, y esbocen una semi- sonrisa al leerse.

-La de chicas ultra archi moralistas, que creen que por hacerlo se van al infierno. Ello no obsta para que se hagan sus buenas pajas, aunque esto no será impedimento para que dejen su comentario diciendo que mi nota es una mierda.

-La de algún tipo mala leche, que no tiene porqué opinar de lo que no sabe, pero que aún así criticará mi léxico y mi falta de protocolo. Como me excitan mucho los tipos así, probablemente les dedique una.

Retomando, a ellos sí que no les da pudor el tema. Ya nos hemos cansado de escucharlos hablar. Orgullosos todos, sabemos que a Angelina alguna le habrán dedicado y si los agarramos por chat hot medios calenchus, tal vez se tocaron pensando en las virtudes que les mentimos a través de la web.

Ahora bien, queridas lectoras del Mendo: Me encuentro en una disyuntiva y sinceramente esperé y esperé ver alguna nota acerca del tema y no pasa naranja. ¿Acaso soy yo la única calentona que lo hace de vez en cuando? ¿Será que soy la única que se pone a ver un toque de porno, y una cosa llevando a la otra, terminamos con un súper orgasmo brindado por nuestros propios dedos? Puede sonar muy naif esta pregunta, pero ¡Qué tema tabú, que lo parió!

¡Qué bonito momento el del encuentro con una misma, por Dios! Sabido es que nadie nos va a tocar en el punto justo que nos haga delirar, mejor que nosotras mismas. ¡Ya sea que les guste la estimulación del clítoris o necesiten de la penetración!

A riesgo de plagiar a Don Rata, y a falta de fuentes de información femenina, tal vez por vergüenza, pudor o no sé qué carajo, realicé una clasificación con mis pajas favoritas o las que me he mandado de vez en cuando. Ahí va:

1-      La “paja-paja”: Ésta te la clavás un  domingo a la tarde después de tarde de películas clásicas en TCM y tres kilos de helado, echada en el sillón. De puro aburrimiento, nomás. De la pachorra que tenés, no te diste cuenta en qué puto momento te estabas dando. Típica de soltera que se quedó con ganas de seguir cojiéndose al ex.

2-      La “paja que viene a completar el polvo re incompleto que te echaron hace cinco minutos”: Te fuiste con mucha expectativa a ponerla y resultó que tu inspiración no te alcanzó para regalarle un gran orgasmo al susodicho. Ni siquiera llegaste imaginando que el que te movía era tu vecino hot o el hermano de tu novio (Vamos, chicas, todas lo hemos imaginado alguna vez). Asique a la hora de llegar a la casita, inevitable soltar a la bestia esa que se quedó en la puerta del corral. Paja rápida e instantánea, no requiere de mucho esfuerzo, ya que venís más caliente que negra en baile.

3-       La “paja fanática”: Esta tal vez no es para todas. Sólo para enloquecidas del auto-placer. Te abriste la ventana de incógnito de la compu o justo “se autosintonizó” el Max Prime después de la una. Es propia de pajeras viejas, como quien les habla, se disfruta al mango y siempre se buscan nuevas maneras de darse.  Típica de ninfómanas locas del pene.

4-      La “me da culpa clavarme una paja”: Ésta no me tocó a mí (valga la redundancia). Generalmente la mina no disfrutó nunca del pito, ni siquiera se le movió un pelo con las pelis eróticas y se dedicó al celibato hasta encontrar a su marido ideal. Se cagarán de la risa, pero las hay. Hasta que un día el Volcán Hawaiano tuvo q hacer erupción y se tuvieron que mandar dedo a morir. La consecuencia natural del terrible orgasmo en el que desemboca esto, es que la mina se haga ultra fanática de la paja, cosa que me parece espectacular.

5-      La “paja nena-nena”: No me digan muchachas que nunca se calentaron viendo dos minas juntas, por lo menos es una fantasía recurrente en algunas féminas cercanas. En esta te leíste algún pedazo de nota calienta pija de Betty Boop, donde es muy común encontrar a dos minas dándose y cuando quisiste acordar tenías la mano allá abajo frotando enloquecida. Lo más lindo es que jamás te cojerías a otra mina. O al menos eso pensás.

6-      La “paja clavé alto consolador”: Al fin te decidiste dedicar a la paja profesional y te compraste el chichito. Ojo con los vibradores, yo aún no los pruebo porque tengo miedo de encontrar obsoleto a un miembro viril natural. Cosa que no creo que me pase en un millón de años luz, pero bueno.

Concluyo con una mini encuesta a lo Mendolotudo. Vos, mujer, ¿Te masturbás mucho, poquito o nada?

También podes leer:
El novio de mi amiga es un pelotudo

El año pasado escribíamos:
Lanza – Volpe

Compartí, no seas paco