Él se arrodilla, saca una cajita del bolsillo, ella se emociona, pone cara de sorprendida y junta sus manos tapando su boca, sabiendo lo que se viene… – Te querés cas… ella se le tira encima y le parte la boca de un beso antes de que pueda terminar la frase y lo interrumpe con un sonoro ¡SI QUIERO! le saca el anillo, mientras las primeras lágrimas se abren camino para el gran momento. Segundos después agarra el celu y llama a su madre, luego a sus amigas y mira su sortija mientras intenta mantener la concentración.

Hasta ahí todo viene color de rosa, todo es alegría y jolgorio… Peeeeero no todo es lo que parece. Sobre todo si “ella”, siempre soñó con una gran boda, casarse de blanco en una iglesia, tener una hermosa fiesta en un salón, para que entren toooooodos los amigos, familiares, conocidos, compañeros, compromisos, etc. y la puedan ver cual princesa dando el si. Ahí empieza realmente la conga compadre.

El día después de tu hermosa propuesta ya comienzan a vislumbrarse los primeros inconvenientes, como el lugar donde hacerla, si hacer un casamiento grande o mas íntimo, que no se meta tu mamá a querer organizarnos todo, cuanta guita puede poner cada uno, si los van a ayudar los padres, etc.  Y está bien que así sea, vos pensás, “bueno no es tan terrible, son cosas lógicas que pasen, tenemos que resolverlas y listo, de ahí en adelante todo será como soñamos”… ¡Error Iluso! Esto es solo el comienzo…

Pasan las semanas y empezás a tener trato con los distintos gremios asociados al nefasto negocio de las bodas. Reales ladrones de guantes dorados, dispuestos a desplumarte hasta lo que no tengas vos, tus viejos y tus abuelos, para convencerla a ella, que merece el mismo casamiento que tuvola PrincesaMáxima.Hijos de Belcebú, todo lo hacen parecer indispensable, hasta la decoración de los centros de mesa de los livings que están en la recepción… Y obviamente todo es ¡caríiiiisimo!

Vamos con el 1×1 de los distintos rateros que podemos encontrar en el mundillo paralelo en el que se manejan los temas relacionados con la boda y sus festejos.

Primero y principal está el lugar. El Salón.La BodegaTop.El Club Caretón. ¡Cuantas opciones, y qué caras que son todas! Pero si lo único que estás pagando es un lugarcito de mierda con una vista decente. ¿A donde se está yendo mi dinero? En uno no entran todos, en el que te gusta está muy lejos. El que le gusta a ella, no llegas con la guita. El que les gusta a los padres es horrible, etc. Terminás transando con el lugar, porque realmente ella te convence de que es fundamental y acabás cediendo y gatillando fuerte, resguardando la salud de tus huevos y rogando llegar al tan ansiado día…. La seña nomás vale lo mismo que una Motomel. Pero bueno es “EL LUGAR”.

Segundo y al parecer también principal es el catering. ¿El qué? El Catering bichi… no vamos a servir un bandejeo choto y nada mas. Nooooo claro, como se te ocurre. Al parecer el Catering también es “FUN-DA-MEN-TAL” prácticamente, como le dijo la fulanita que se casó hace 6 meses, es lo que te hace la diferencia. Empieza el desfile de los ofrecimientos, nada mas cercano a una “rueda de reconocimiento de sospechosos”, todos chorros uno atrás de otro. Sumado a esto, los muchachos hablan de los “ajustes”, y si estamos en época inflacionaria, parece que estuvieran en el Sindicato de Moyano; sí, hacete la idea que te van a clavar con un 30%. Empezás a sacar las números rápidos y te das cuenta que es lo mismo que invitar a toda esa gente a morfar a Mallman. ¡Seguimos sumando canario! De repente las empanadas y los choris no suenan tan “grasas”, comparado con los pinchos de calamar y las bruschettas de salmón y caviar… Con lo que sale, mas vale que sea Catering Zeta Jones.

Tercero y fundamental para vos, ¡el chupi! Si hay una sola cosa que juraste que en tu casamiento no iba a faltar ni fallar era la barra. Borrachín como tus amigos, sabés que es un must poner la mejor barra y que esté decorada con las mejores botellas. Así que como tuviste que aceptar el lugar y el Catering, la barra la elegís vos. Es cosa de machos eso. Hasta que te cuentan cuanto te sale cada invitado y empezás a recordar cuando fue que lo viste a cada uno por última vez, para ver si podés hacer el primer cedazo. ¡¡¡Encima te cobran hasta los vasos que se rompen!!! ¡Los invitados que chupan son mis 10 amigos y 5 tíos! ¡¡¡¡No los 300 que pensaba invitar!!!

Cuarto, Extras. Vos pensabas que era cuestión de lugar, comida y chupi nada más. Dentro de todo llegaste con lo justísimo pero se ajustó a tu presupuesto, ¡que maravilla! al final “ella”  tenía razón… JAJAJAJAJAJAJA, amateur te faltan un montón de cosas que ni tenías en mente y que ni sabías que existían y que son las que al final de cuentas te van a terminar engrosando la factura:

  • DJ: si hacés fiesta, TENÉS que contratar un Disc jockey, por mas que vos pienses que con una Playlist del Ipod o un combinado enganchado en el Winamp sea lo mismo. No puede faltar y si es conocido mejor, igual nunca te terminan dando bola con lo que les pedís y ponen lo que se les dá las pelotas, sumado al manso pedo que se atan. Los van desde caraduras que manejan una notebook con parlantes, hasta chantas que te quieren hacer creer que fueron sonidistas de Madonna. ¡Clin caja!
  • Livings y Decoración: ¿Quéeee? ¿Y para qué carajo quiero yo un living en el salón? Evidentemente es lo que se estila en este tipo de eventos por lo cual la recepción será en unos hermosos sillones de cuero blanco diseminados por el pasto mientras te van empomando con los centros de mesa y la decoración del mobiliario. Hacés la cuenta y tenés tu primer episodio cardíaco 😉 Ya sos todo un hombrecito.
  • Tortas y mesa de dulces: Pará, pará, pará. Si ya contratamos el Catering con postre. JAJAJAJAJAJA naboleti, eso son dos mangos aparte. Las tortas se venden por separado, cual accesorio de Rambo. LPM, ¡LTA!…. La ira comienza a invadirte y empezás a pensar en un Casamiento en Las Vegas.
  • Cotillón, naaaaaaaa me estás jodiendo, reventamos todos nuestros ahorros, pedí un préstamo, mi viejo me dio guita y aun así no llegamos ¿y a vos se te ocurre pensar en sombreros y anteojos de colores? ¿Qué te fumaste mi vida? Si querés cotillón, andá al Porteñito y comprá lo que puedas. ¡Yo no pongo un centavo mas!
  • Iglesia y Civil: ¡¡¡No te puedo creer hasta estos hijos de puta hacen negocio con esto!!! ¿El propio Estado yla Iglesia? ¡Qué bárbaro! Ya no sé ni qué decirte. Estoy pensando en casarme con el traje de la fiesta de egresados a esta altura… No puedo poner un centavo más, ¡encima me tengo que poner ese chalequito choto para diferenciarme de los demás! Es el colmo, ¡con tanto infiltrado en mi propio casamiento tengo que distinguirme para que la gente sepa a quien saluda!
  • Fotos y Video: nooooo, ¿me estás jodiendo? ¿Eso no vá incluido con la música? ¿Y si sacamos cada uno fotos con los celulares y las subimos todas a Facebook? No sería re original, no, claro, lógico, disculpame… hacete la idea que el fotógrafo se cree que es artista, visionario, de una élite de seres superiores que ven la vida de otra forma (si, hacete la idea que son unos pajeros, te vas a dar vuelta en la mitad del casamiento y están, en una mano el fernet, en la otra una empanada y la cámara…. Colgando)
  • Alianzas, Noche de Bodas y Luna de Miel… que las pague montoto. No sé… empeñá un reloj, un collar de tu vieja para garpar las alianzas. Luna de miel en vez de Can Cun la vamos a hacer en Con Con… Y noche de bodas mas vale que nos la regale alguien, sino terminaremos durmiendo en casa…

Llevas recién 6 meses organizando tu boda y todavía te falta otro tanto. Realmente lo único que te importa en serio ¡es la despedida de soltero que te están organizando los chicos! No querés ver un wedding planner ni en fotos. Todo lo relacionado con el casamiento da pié a una pelea, a una discusión, a una pasada de factura. Cada vez tenés menos guita, más dolores de cabeza y menos ganas de verla. Soñás con vestidos y con cuentas. Y te desvelás todas las noches viendo a quien podés desinvitar de la lista original para no quedar tannnnnn en rojo. Al fin y al cabo sabés que con suerte vas a recuperar la mitad de lo que gatillaste. Y más vale que el viejo rata de tu suegro no te venga con unos cheques a 90 días…

Y al final de cuentas se te va un auto 0km en gastos. Pensá que es como sacar un auto de la concesionaria y a las 8 hs de usarlo lo reventás contra un árbol. ¡Ahhh pero después tenés los regalos… que es como vender el vehículo flamante destrozado por auto-partes!

Todo eso y muchas cosas más. Pero al parecer todo lo justifica la sonrisa de ella cuando entra a la iglesia y te vé al fondo del altar… Bahh no sé, eso me han dicho…

También podes leer:
Manual del pirata

El año pasado escribíamos:
Fragmento 

Compartí, no seas paco