El día que Él bajó a la Tierra

Entonces, después de tantos años, bajó nuevamente a la Tierra. Finalmente realizó este imposible, después de tantas trifulcas, después de tantos enfrentamientos, después de tantos desmembramientos, después de tantas muertes, tanta trampa, tanta desidia y separación.

Caminó por las calles de su pueblo y observó la miseria, la palpó con sus manos. Toda la gente lo miraba atónita, por eso mismo no lloró en aquel momento. Una mezcla de furia e impotencia le hacía arder las venas. Vio a los ricos, atiborrados de bienes lujosos, a los pobres tirados en la calle cual jauría de perros callejeros. Vio la gloria del pasado, devastada, desvencijada y arruinada. Recordó como había dejado las tierras al partir y las promesas de prosperidad y crecimiento de todo su séquito de obsecuentes mediocres.

Le dio repulsión ver como vivían los que antaño querían ser como él. Todos y cada uno le rendían honores y profesaban culto a él y a la mujer que lo acompañaba, predicaban en su nombre, justificaban causas enarbolando la bandera de su fe, de su creencia, pero en el fondo, ni siquiera uno se parecía en lo más mínimo a él, ni les importaba lo más mínimo su ideología y por lo que él y aquella mujer habían luchado y muerto. Ahí estaban todos y cada uno, desde el que decía ser su amigo más fiel hasta aquel que lo había traicionado.

No le extrañó que se hubiesen creado nuevas divisiones, nuevos cultos y creencias, igual de deformados, igual de distorsionados, igual de turbios y yermos, sino que le extrañó las divisiones internas que en su misma creencia se habían producido. Montón de atorrantes mezquinos y embusteros que solo profesaban el bien propio, olvidando al prójimo, usando al más necesitado y abusando del carenciado.

Los preceptos que él había dejado para su legado estaban en el fondo del baúl de los recuerdos, escondidos en el atril del olvido, cubierto del polvo de la desidia y la mentira. Los lugares físicos donde deberían de haberle rendido culto, hoy eran un enjambre de ratas asquerosas, vampiros sedientos de dinero y poder.

Atónito se espantó de como sus apóstoles dominaban a las masas ignorantes con banalidades, prometiéndoles la salvación, la absolución, el paraíso y un bienestar infinito. Vio como maldecían y aseguraban el calvario eterno a los demás cultos, mientras se fagocitaban de su status.

Y ahí estaba… esa especie de Santo Pontífice. Ser humano rodeado de lo más deplorable de la condición de su especie, aconsejado y fogueado por lo más despreciable del hombre. Abusando de su poder, manejándose con una impunidad absoluta, utilizando la imagen, el nombre y la creencia de él así como si nada, como si de verdad en algún momento hubiese querido parecérsele. Dios mío…

Recorrió las ciudades, los campos, las montañas, los ríos y los mares… ¿en que quedó todo por lo que luché? ¿Qué aprendieron de lo que dejé? ¿Dónde están inscriptas mis enseñanzas para que en tan poco tiempo todo haya quedado olvidado?

Siempre creyó haber vencido al Diablo y a todos los males de la humanidad, pero su regreso a la Tierra le había servido para darse cuenta de que no solamente el Diablo seguía existiendo, sino que fue él mismo quien lo creó… y ahora era imparable, indestructible, imbatible. Una máquina infernal que avanzaba hacia el fin.

Así se sentó en la Plaza de Mayo y lloró profundamente Juan Domingo Perón.

Fuente de la imagen:
espanol.torange.biz 

También podes leer:
Dime que personaje del Street Fighter te elegías y te diré quien eres

El año pasado escribíamos:
Bienvenidos al barco pirata

Compartí con el resto, no seas egoista

    Comments

    1. Fraan says:

      Que capo, siempre da gusto leer estas notasas!

    2. NiCo says:

      que raro que llore peron.. si el si conocía de verdad como era en esos tiempos.. no te comas la versión que nos han metido post morten.. igual que evita!! lean, lean cosas que no esten influenciados ni por el partido ni por nadie con intereses. lean literatura de autores extranjeros si es necesario.. ojo, reconozco todas las cosas dignas que implemento y hoy disfruto a diario, peeeeero.. la verdad nos hara libres

    3. zippo says:

      Dícese que una vez, el riojano Monom quería ser presidente; por ello, llamó a un sacerdote para que le enseñase algunas cosas del rito católico para poder bautizarse y así cumplir con esa regla. Una de las cosas que le pidió Monom fue saber la diferencia entre “aparición” y “milagro”. El cura le respondió :

      -Una aparición sería que ud está en su despacho y se le presente Perón en persona.

      -Y un milagro sería que no lo cagase a trompadas ahí mismo.

    4. david says:

      y entonces vino el diluvio y se llevo el dalvian a la putis que lo riopa

      EXCELENTE doc :D

    5. viejodelabolsa says:

      Para bajar a la tierra debería venir de arriba. No way doc, este está bien abajo y ya no tiene las manos para trepar…

    6. LU says:

      Exacto bien en el infierno tiene q estar por llevarse todo la plata q se llevo del pais y por alimentar vagos.

    7. Walter says:

      muy buena la nota!!

    8. facsf says:

      a la mierda hermano… me has dejado alelado…
      De todos modos, “el Viejo” siempre fue un flor de hdp… usó y descartó a cuantos estuvieron a su lado (incluyendo a la eva) (si, con minúsculas ex profeso)

    9. Tomas says:

      Bravo

    Trackbacks

    1. [...] También podes leer: El día que él bajó a la tierra [...]

    2. [...] También podes leer: El día que Él bajó a la tierra [...]

    Dejanos tu comentario, no seas botón

    *