Juegos Olímpicos: leyendas y mitos

Hoy tenía pensado volver a mi onda filosófica aputasada, pero no. Ustedes queridos lectores deben saber que el Mendo no es un lugar de libre expresión, sino más bien te censuran, cambian títulos, formato del texto y demás. En esta ocasión nuestro querido jefecito Conep nos bajo la caña diciendo “Escriban alguna nota de los juegos olímpicos o los despido”. Es por ello, y a modo informativo, les traigo una breve reseña extraída de los 7 tomos de Herodoto me tuve que fumar en esta semana de las leyendas y mitos del inicio de las Olimpiadas. Algunas son parecidas, pero cambian ciertos datos. Sin más:

  • Según una antigua leyenda helénica, los Juegos habían sido creados por Hércules después de limpiar los establos del rey Augías, a quien mató luego porque este no había quedado satisfecho con el trabajo (click acá para ver más).
  • Según la mitología fue Zeus quien instauró las Olimpiadas para celebrar su victoria sobre los titanes, a los que arrojó del valle de Alfeo (click acá para ver más).
  • Una leyenda dice que en 1255 a.C. Hércules, el héroe griego, tomó como tarea limpiar los establos de Augias , rey de la Elide, que poseía numerosos animales y cuya suciedad provocaba epidemias en la zona. 
  • Para ello desvió el curso del río Alfeo haciéndole pasar por los establos del rey, que así fueron limpiados. Augias se negó a pagar lo convenido y Hércules lo mató. 
  • Agradecido a Zeus por concederle la victoria, éste decide organizar una fiesta en su honor. En ella se disputa una carrera y la distancia fue determinada por el mismo Hércules, quién midió con 600 de sus pies la longitud de un estadio ( 192.27 m.). 
  • Otra versión indica que estableció las Olimpíadas como una manera de limpiar el pecado de haber matado al rey Augias.
  • Otra sostiene, una vez instaurados, estos juegos fueron despareciendo paulatinamente. En el siglo IX a. C. Iphitos, rey de Elide, consultó a Pitia sobre lo que debía hacer para salvar a su país de la peste y el pillaje de las guerras. Pitia le contestó que debía restablecer los juegos de Olimpia
  • Otra cuenta que un rey griego tenía una hija muy hermosa y para encontrarle marido estableció que los pretendientes debían ganarle en una carrera de carros. Si perdían, morían atravesados por su jabalina, y así cayeron trece hombres. Por fin, un joven llamado Pelopslogró ganar la carrera, la novia y el trono, y en honor a los dioses instituyó las olimpíadas. Al acercarse la fecha de los Juegos, precedía a éstos una Tregua Sagrada, proclamada en todo el territorio griego; ésta duraba tres meses y permitía a los peregrinos trasladarse sin riesgos a Olimpia (click acá para ver más)
  • Uno de los mitos más populares identifica Heracles y Zeus, padre de los progenitores de los Juegos. Según una leyenda citada por Píndaro, fue Heracles quien llamó “Juegos Olímpicos” a una serie de eventos deportivos en honor a su padre Zeus y estableció la costumbre de celebrarlos cada cuatro años además que persiste la idea de que después de completar sus doce trabajos, construyó el estadio olímpico en honor a Zeus. Tras su finalización, se dirigió en línea recta de 200 escalones y llamó a esta “distancia Stadion” (griego: στάδιον, América: estadio “fase”), que más tarde se convirtió en una unidad de distancia (click acá para ver más).

Ahora bien mi querido lector, esto no es cierto. La verdadera leyenda la obtuve una noche de conflictivo sueño en donde, para mi sorpresa, se me aparece un ente flotando en una Convers all stars con alitas, y me dijo:

“Mañana a ustedes Conep les va a decir lo siguiente “Escriban alguna nota de las olimpiadas o los despido”. Por lo que Zeus me ha enviado, como el fiel emisario que soy, a contarte la verdad sobre el inicio de las Olimpiadas:

Como todo lo importante en nuestras vidas, siempre comenzó con una pelotudes. Corría Abril de 983 a.C. cuando Tiburcio encontró a Felinceo empomandoce a su esposa. Tiburcio agarro una antorcha y comenzó a perseguir a Felinceo el cual se encontraba totalmente en pelotas, ambos eran guerreros y por ello poseían un gran estado físico y destreza, lo que llevo a la que la persecución durara todo un día, con saltos por diferentes obstáculos que se presentaban; todo esto ocurrido en pleno centro de Olimpia. Felinceo fue alcanzado por Tiburcio, agotados ambos, el primero le rogó por su vida, se ofreció como esclavo y pidió perdón; fue perdonado y ambos caminaron de vuelta a su casa. A los cuatro años después del hecho Felinceo se volvió a empomar a la esposa de Tiburcio y paso nuevamente lo mismo, salvo que esta vez cuando este lo alcanzo a Felinceo le partió la antorcha por la cabeza, perdiendo este su vida. Cuatro años más tarde Tito el soberbio en una tarde de recuerdos le vino a su mente estos sucesos ocurridos y la gran diversión causada a los habitantes de Olimpia, que propuso se hiciera una conmemoración. Cada cuatro años se siguió haciendo, con el tiempo se fueron uniendo cada vez mas personas que les llamaba la atención corre en pelotas  y después termino siendo lo que hoy es.”

Ahora enano, te conviene hacer una nota porque sino vengo el viernes a la noche, te llevo de las patas, te tiro a las orillas del Río Aqueronte y que magolla te de las moneditas.

Bueno aquí quedan expuestas dos verdades: la primera del verdadero porque de la nota, y la segunda “la verdad de la milanesa”, como dirían mis secuaces Don Rata y Fernet, sobre el origen de las Olimpiadas. Saludos.

Fuentes:
lacoctelerapodcast.com
espanol.cri.cn

isladekalipso.wordpress.com

También podes leer:
5 tácticas que tenes que evitar para levatarte una mina

El año pasado escribíamos:
10 características del Mendoempleado público 

Compartí con el resto, no seas egoista

    Comments

    1. Don Rata says:

      Culiado!! poner en riesgo mi trabajo, mi profesión, mi todo para leer esta nota fue lo mas choto que he hecho en la vida!! jajaja

    2. Furioso says:

      Si no hubiera sido que mi mujer me escondió el revolver te exploto los sesos mi estimado enano…ahora en serio..decime donde dejaste la marihuana !

    3. Antonymou says:

      JAJAJAJAJA que te fumaste Enano jajajajaj

    4. Celso Jaker says:

      Muy instructiva la nota mi amigo Lilliputiense!

    Trackbacks

    1. [...] También podes leer: Juegos Olímpicos: leyendas y mitos [...]

    Dejanos tu comentario, no seas botón

    *