Manual para ser una novia ideal

Los hombres son bestias salvajes cuyo instinto animal los lleva a la libertad, a estar lejos de la manada buscando comida (o cigarrillos, dependiendo de la especie). Por esa razón es tan ilógico intentar encadenar a un hombre al compromiso, llevarlo al sedentarismo extremo de un hogar gobernado por una tremenda yegua capaz de procrear, hacer de comer y colgar la ropa al mismo tiempo.

Por eso los entiendo, y en ocasiones los idolatro, por la anormal cualidad de sumisión frente a nosotras y sus tan pocas quejas al respecto. Así y todo, encuentro que no le queda otra al hombre que aferrarse a una buena mujer para sobrevivir, para que la especie prosiga su curso y se reproduzca, antes de que venga otro macho a adueñarse de su puesto y su comida.

Por ese pensamiento, e innumerables relaciones fallidas, comencé a preguntarme qué se debe hacer para ser una novia ideal. Cómo hacer, que té chino tomar, qué danza de la lluvia bailar y demás pequeñeces para lograr el éxito en el sometimiento voluntario de un hombre. Los códigos de sexo de los dejo a mi amigo Antonymous, yo me limito a lo cultural, a exponer las leyes de Madame para ser una novia ideal:

Primero y principal no se debe mentir
Miles y miles de chicas comienzan una relación mintiendo sobre algún detalle de sus vidas. Es cómo un acto reflejo para evitar que el sujeto se escape; surgen inmediatamente de la forma más natural. Las mujeres solemos decir cosas como: “Sí, a mi me encanta el rock alternativo (¿qué es eso?)”, “Que lindo, a mí también me encanta andar en patines (por más que cada vez que me suba a unos me reviente el traste contra el asfalto)” o “Dale vayamos a comer a Barloa que me encanta (¡vacuna del tétano para la mesa 5!)”.

Peor que peor ahora que tenemos facebook, y que podemos chusmear cómo son sus amigos, cómo es la futura suegra e incluso qué cosas le gustan para así poder seducirlo más fácil. Es como caer hablando del partido de Boca sabiendo que el tipo es re fanático e investigando algo en los diarios locales deportivos. Es literalmente hacer trampa y engatusar. Es como dice House, “Todos mientes”, aunque en este caso al iniciar una relación nosotras somos las que encabezamos las estadísticas y nosotras mismas las que nos mandamos al frente a lo largo de la relación (¡NO me gusta el Barloa, llevame a otro lado!)…la mentira tiene patas cortas.

No sos la madre, nunca lo vas a ser
La otra cosa importante a seguir para ser una novia por lo menos cercana a lo ideal, es diferenciar bien el rol que vas a cumplir. A los hombres no le sirven los sermones, ni las cagadas a pedos y menos que menos que se les organice la vida. Si empezás así, y continuas así durante bastante tiempo, te vas a dar cuenta a los 10 años de casada que la persona con la que estás es 100% creación tuya, como una especie de conejito de indias que tuvo éxito en el experimento científico. Vas a seguir con esa persona, y si te llega a dejar vas a enojarte y vas a decir: “¡con todo lo que hice y encima me dejó! Mejor aceptar como es o dejarlo por otro más acorde, así no hay remordimientos cuando se termina el amor.

No tirarte pedos, eructar ni hablar groserías
Por lo menos esto es para los primeros meses. La idea es que el hombre no te confunda como otro más de “los pibes”. Quizás los wachiturros se enamoren de culisueltas que hablan guarangadas en todo momento y todo lugar, pero si pretendés enganchar a un buen pretendiente, no da para que le digas “Dale pelot…, pasame a buscar antes de que cierre el p… cine”. Definitivamente no da. Además es ley que mujer muy machona, es vegetariana a la hora del amor. Se las dejo picando…

Intentar cambiar su apariencia, sus hábitos y sus gustos.
No podés crear un hombre tipo Frankestein, parte por parte. Las mujeres adoramos los proyectos onda “Makeover”, adoramos el antes y el después ya sea en una casa (decorando), en una amiga que se viste mal y porqué no con tu noviecito. Pero si él trabaja la plata que gana es suya, y tiene derecho a usarla para vestirse como un zaparrastroso toda su vida si es lo que quiere. El tipo es así, así lo conociste y así va a ser de acá a la China porque la gente NO CAMBIA. Somos siempre los mismos en esencia, y por más que cambien las modas, si a alguien no le gusta bañarse y peinarse, no vas a cambiarle el hábito de repente.

Es como el fumador: le hace mal, lo sabés, en tu subconsciente imaginás terminando con un paciente enfermo de cáncer a los 50 años; pero el tipo es así, y si tanto problema se tiene con un defecto no hay que intentar sacar el defecto…hay que alejarse de la fuente de humo.

Controlar, pero con carpa.
Es recontra re sabido que al hombre que se lo acorrala a preguntas celosas se lo incita a ser infiel. El tipo se cansó de escuchar todas las excusas que vos le decías por las que él te dejaría por otra mujer. La idea se le planta en la cabeza y de repente no suena tan mal. Ejemplo:

Va el tipo caminando por la calle de la mano con su novia, pasa una chica por enfrente de ambos y lo mira a él con ganas. Automáticamente la novia le reprocha la mirada de la otra mujer, le dice: “a claro, viste lo que provocás en las mujeres, viste que sos vos el que las anda buscando y las otras caen como moscas, viste el lomazo que tenía. ¿Es eso lo que querés, una mina con más tetas porque yo tengo 85 de corpiño?” Y ¡zas!, la baja autoestima de la mina en conjunto con su declaración de pocas lolas, hicieron que el tipo ya la vea menos tetona y más detestable. Lo que resta es reacción en cadena…

Por eso los psicólogos dicen que una relación siempre es cosa de dos. Entonces, para evitar caer por tonta y que te metan unos cuernos de alce gigantes sin vos darte cuenta, tenés que revisar sus actitudes con carpa, midiendo tus palabras y demostrando siempre que vos sos su mejor elección y porqué lo sos. Revisando su celular todas las noches como algo rutinario no muestra ni confianza ni seguridad.

Menos peleas, mejor
No hay nada más lindo que una relación en donde los dos disfrutan de la compañía, y discuten serenamente lo que les molesta del otro. Yo sé que un poco de chispa y griterío reanima una relación…pero también la agota. Hay cosas que pueden evitarse, las más molestas, que son por ejemplo las cagadas a pedo por algún olvido de él. Llegó tarde, nunca llegó, se olvidó el vino para la cena con tus viejos, nunca te avisó que la cena era formal, se olvidó de comprar el pan, te compró champú para pelo con rulos en vez de lacio…lo que sea; no hay peor manera de encarar esto que cagándolo a pedos de entrada y teniendo cara de traste durante las próximas 24 horas. Lo mejor es la ignorancia, es el arma más fuerte, y cuando te hacés la boluda y sonreís como si nadie hubiera pasado ellos a veces se sienten peor que si les hubieras dado un sermón. Al otro día no le contestás el teléfono y al día siguiente se lo contestás para decirle que necesitas pensarte las cosas. Si realmente está interesado no se va a olvidar ni del aniversario de la perra de tus abuelo.

Por último, por lo menos de lo que se me ocurre hoy, está el no dejarse estar. Las mujeres entran en una relación divinas, empilchadísimas y maquilladas como princesitas de la noche; cada cita durante los primeros meses se sale a cenar y la mujer come poquito, para no quedar como una chancha, está lista justo a la hora en que él la pasa a buscar, por la ansiedad de que todo salga bien, y hace ejercicio para ser lo más tonificado que el galán ha visto en su vida. Pero un año después ella engordó 5 kilos, lo espera en jogging o pijama y lo deja esperando con el suegro en el living porque hasta que él no llega, ella no se viste. Así no se conquista a nadie. Si al año sos así, ¿cómo esperás que él te imagine a los 20 años de casados?… ¿flaca, linda y presentable?

Como final y más importante aclaración está el hecho de que nada de lo anterior es posible en una sola mujer. Lo ideal no existe, y si existiría no seríamos personas, sino robots. Sí es cierto que intentar cumplir con la mayoría de las leyes las va a ayudar a ser mejores novias, y a quererse ustedes mismas un poquito más. Así, todos salimos ganando.

Fuente imagen:

http://www.taringa.net/ 

También podes leer:
El backstage del alumno universitario 

El año pasado escribíamos:
Hoy un Fer “look tenista ochentoso” nos trae sus Aforismos 

Compartí con el resto, no seas egoista

    Comments

    1. Madame Barrilete says:

      Para mi nadie cambia! Tenia un novia q me dejaba plantada todos los fines de semana..me decia q iba a cambiar…y lo espere 7 meses…Me entere q se drogaba por eso no cambiaba…No hay q perder meses ni siquiera días de tu vida en cambiar algo q no sabes q tal va a cambiar

    2. Bruno says:

      “Si al año sos así, ¿cómo esperás que él te imagine a los 20 años de casados?… ¿flaca, linda y presentable?” Muy cierta esta parte!!

    Trackbacks

    1. [...] También podes leer: Manual para ser una novia ideal [...]

    Dejanos tu comentario, no seas botón

    *