El lado machista de Madame: NO a la mujer feminista

Descubrí que hay algo que tolero mucho menos que a un hombre machista: a una mujer feminista. Seres horrendos que se quejan de discriminación hacia la mujer mediante el método que más tienen al alcance: la contra-discriminación.

Es por esta razón que no soporto escuchar una famosa emisora local que es sumamente feminista, ustedes ya deben saber cuál es. En ella los hombres pueden aparecerse si quieren pero son vistos como alguien que “por fin acepta que la mujer escucha buena música”. Queridas compañeras de sexo, los cantantes de esas músicas de las que ustedes hablan son hombres en su gran mayoría. No me malinterpreten, la música es buena, linda para una tarde de estudio, asesina para una post-ruptura, romántica empalagosa para las superadas, etc. Pero más allá de la calidad musical y de las locutoras del programa, están las que escuchan el programa y se animan a dejar los mensajitos que caracterizan a la radio como feminista. Ellas son las culpables de mi intolerancia hacia el feminismo y mi constante empatía con los hombres. Ejemplos de mujeres feministas son:

  • La feminista flácida: siempre se copa llamando a la radio y deja mensajitos como: “las mujeres también tenemos cerebro y podemos trabajar” mientras seguramente se tira a escuchar la radio y a comer esperando a que llegue el sodero o ir a cobrar la conocida asignación. De comer le hace al marido salchichas o alguna pavada de las que se descongelan en la sartén. Es la defensora del “plan familia” y fue una de las que salió a bailar con las amigas para festejar la jubilación por ama de casa. Se queja de sus rollitos y de lo poco sexy que el marido la encuentra cada día, pero digamos que no hace mucho al respecto. Se deja estar y ni siquiera se molesta en ponerse los ruleros, anda con el rodete todo el día. Es lo que yo llamo como super-groncha.
  • La mártir: deja mensajes como “se lo dedico a mi marido Julián que me ama tanto y por eso me pega” o “A mi ex por todos los hermosos momentos que me hizo pasar hasta que me dejó por su secretaria”. Esta es una mujer que quiere recalcar que sufre y que eso forma parte de su definición de amor hacia un hombre. Es la típica de las que vuelve con el “hombre de su sueños” luego de una ruptura, y se pelea…y vuelve…etc; la que tiene tremendos cuernos y lo sabe; y en definitiva la que termina quedándose con el peor de sus novios mediante la técnica del embarazo de emergencia. A ellas les dedicaría un enorme “agua y ajo” seguido por una cita con un psiquiatra de regalo, porque tiene un mambo groso.
  • La patova: esa que busca pleito desde el vamos. Su mensaje tiene tono agresivo y burlón con un dejo de flirteo entre líneas: “A ver si un hombre se anima a arrimarse por estos lados, si nosotras somos buenas…no mordemos”. No, no muerde pero esta tiene una lengua afilada que achica los testículos de cualquier hombre que se la encuentre en su camino. La causa, resentimiento por algún ex y/o reciente lesbianismo. Consecuencia, terapia de lunes a jueves para resolver conflictos con hipnosis, pastillas o una dosis exagerada de libros de autoayuda. Las descargas sentimentales se sabe que las hace en la radio o en algún otro medio “público”, ejemplo facebook. Es onda Vero Diorio.
  • La frígida: ella no necesita a los hombres y lo deja clarito con “Los hombres solo nos sirven para procrear”. Una mujer como estas es aquella que seguramente tiene problemas de autoestima los cuales resuelve disminuyendo el amor propio de todos los hombres que la rodean. Es la gran conformista y por lo tanto todos los hombres de su vida han sido poco para ella y ninguno le llegará a los talones. Ninguno es lo que ella se merece. Típica que llega a los 30 soltera y sale a bailar al boliche de Barraqueros y San Juan con sus amigas pasadas de edad para usar a esos hombres inservibles de los que tanto habla pero que en realidad tanto necesita.

Aclaro desde ya que este tipo de mensajes de radio pueden verse reproducidos en los “Me gusta” de facebook que tan fácilmente se pueden crear por cualquiera de nosotros. Tipeo algunos:

  • Para poder conquistarte lo único que tengo que hacer es querer conquistarte.
  • Ver algunas fotos tuyas duele, pero ver las mías en bolas te debe doler más.
  • Dale seguí agregando gatos así te abrís una veterinaria.
  • Estoy entre declararle mi amor o clavarle un cuchillo en la frente.
  • Es que mi moretón huele a ti ♫
  • Ganarte mi amor es difícil, tenés que remarla con un palillo en un mar de dulce de leche, saltar un río de cocodrilos con un gorro mejicano como balsa y tirarte de un piso 30 con un paracaídas en forma de tanga…pero te juro que valgo la pena.

Mujeres que escuchan una radio romántica pero que inconscientemente hacen lo imposible por sacarse a sus hombres de encima; mujeres que la escuchan pensando que sus hombres son los cantantes de las canciones idealizándolos un poco bastante; mujeres que se hacen las duras y se rompen ante el primero que les dice “te quiero” como el alfiler que pincha un saché de leche; mujeres que dicen ser autosustentables y a la primer cañería rota seducen al vecino para que se las arregle. Hipócritas ellas e hipócritas todas, porque en definitiva admitir que somos el sexo débil nos da más beneficios que pechar a contracorriente.

Si son inteligentes, más de una va a cambiar la sintonía Fm…y también la sintonía mental.

También podes leer:
Maldita gravedad

También podes leer:
¡Que sanjualoudos! 

Compartí con el resto, no seas egoista

    Comments

    1. Tania says:

      un millon de veces gracias por tu articulo. Pense que era la unica que creia que hay muchas minas que estan completamente locas.Que rayan el feminismo en el “exagerismo” Sinceramente, a veces prefiero estar en compañoa de los simples hombres, que no se esfuerzan por demostrar nada que entre un mar de lobas histericas heridas.

    Dejanos tu comentario, no seas botón

    *