Eterno Atardecer: “La vida es un baile”

No hablamos. Pasaron las horas de las promesas y sobrevivimos. Cuando el bullicio del conocerse se transforma en un sonido bajo el agua, le llegó el turno de despertar a los sentidos.

Cuando anticipamos lo que viene desde la mirada del otro, las palabras son la gula de lo que está explícito.

No hablamos. Ella se aferra a la noche para que no termine, para que no se escapen estos vestigios de paz que muestran sus gestos, para no caer en lo que la nostalgia carcome cuando la noche pasa y todo vuelve a ser lo que es.

No hablamos. Hay ojos que no soportan el falsete, hay ojos que defienden el color de su voz y entonan aun cerrados. Los suyos son un grito que pide libertad, la suya, la nuestra, la que no puedo ni quiero darme.

No hablamos. Escuchamos lo que se cuentan los amantes a nuestro alrededor, tentándonos. Cuando la tentación te cerca y te apuntala, no te exige que caigas, sino más bien, que te necesita.

No hablamos. Los dedos de su mano se confiesan uno a uno con los míos… El reconocimiento, es en planos distintos. La hora del ¨decir¨ fue el final del nivel anterior, o el anterior al anterior, quién sabe.

No hablamos. ¨Hay un incendio empezando en mi corazón, alcanzando su clímax…¨, no dice Adele y se siente arder. La media sonrisa de la Flaca, la delata escondiéndose en ese clímax, su hombro derecho se adelanta al izquierdo que no es menos y lo copia, y siguen ambos el ritmo de esa voz irreal, y se sacuden los prejuicios como hielos, en la coctelera de su abdomen, para preparar Veneno de Salmón. Yo camino para atrás, ¿esperando un trago…?

–Cantame… –me impera.

–No se cantar…

–¡Quiero que me cantés! –Me interrumpe.

Su pedido es un capricho, y en algo me gusta. Su boca muestra el fastidio de la nena que no para hasta conseguir lo que quiere. Eterno Atardecer, dice que la única manera de desobedecer al pedido de una mujer y salir ileso, es redoblando la apuesta.

–No te voy a cantar –le digo ajustando firmezas–, pero puedo bailar…

¨…Lo podríamos haber tenido todo¨, continúa Adele, invitando a estos dos pasos que doy, hasta sentir su perfume. ¡Que sea lo que Dios quiera!

–Cuando no seamos más que la historia de la noche, soñaras con el choque de los trenes que está por pasar… –escucha uno de sus aros colgantes.

Me interno sobre las hierbas que perfuman su pelo, y su brazo derecho se trepa por el mío hasta colgarse del cuello, para caer muerto contra mi espalda. Ella mira al piso, yo la huelo su perfume frutado buscando el fin de mis días, mientras nos movemos lado a lado. Pongo a salvo sus caderas, de una cintura que no resiste mas el peso y se contornea.

El olor del cuerpo es la manera que tiene la piel de avisarle al otro, de prevenirlo, que si avanza, puede tener problemas. Yo veo su alerta.

No hablamos nada. Por primera vez, en estos dos años, me siento con peligro de caer sobre la pilastra que construí para salvarme.

De frente, se interna en mi camisa y yo en su pelo descanso la vista, estimulo los sueños, sin dejar de movernos. Mis yemas leen la textura del vestido, el que se amarra con sus telas, sosteniendo mi vuelo insipiente. Nos movemos lento.

No hablamos nada, ¡pero hace rato que gritamos! Ella se aleja y me mira. Como diciendo: ¨mi hora, ha llegado¨.

Ella baila sola, yo la observo, la calco, ella gira con el estribillo en sus manos, tocando el cielo. Yo me rasco la frente, el cuello, acomodo el mentón que babea como un recién nacido, y me dejo llevar también. Adele repite, sin querer acabar…

La vida es un baile. El principio de un tema, que puede no tener fin.

Bailar sueltos, con las tantas burbujas que tomamos, y sin las riendas de la carrera que corrimos hasta acá, es la señal de que hace rato que no nos pertenecemos. Cuando dejamos de ser dueños de lo que queremos, las mentiras son ajenas y las acciones son genuinas, a los estímulos del sinceramiento.

No hablamos nada, bailamos para que el mundo termine, para dejar de lado las cicatrices del pasado… Recordamos que en la vida se baila mucho menos de lo que se debería, que lo que nos pasó en definitiva es lo que nos tiene ahora acá, redescubriéndonos, dándonos nuevas oportunidades. ¡Qué loco, que para negociar con el corazón los perdones propios, uno deba empezar hablando con el cuerpo!

En eso estamos.

Por fin entiendo el sentido de la noche y de tanto palabrerío. La Flaca está siendo libre, las cadenas de sus fracasos comienzan a romperse, desde la comunión con el perdón al que se somete. Por fin la entiendo… No deja de bailar sobre los baldosones negros opacos, a la luz de las pocas antorchas que nos regalan su silueta desnuda. Por fin la entiendo, por fin me entiendo.

Hacen siglos que no hablamos. Es una noche de volver a conocerse y para saberse confiable con uno mismo, no hay que hablar, hay que actuar.

La libertad, sobre todo la mía, depende de olvidar lo que había pasado, de creer a carne viva que se puede volver a empezar. Si, como me lo dijeron todos desde aquel día, pero el alma actúa en función de sus pruebas, y yo las estaba encontrando.

Necesito olvidar los rencores, esos que la mente no le perdona al corazón, cuando los fracasos ocurren. Olvidar las circunstancias que me han hecho envejecer demasiado estos últimos dos años, de los que no hablo.

Recuerdo la última vez que hice el amor, y cuánto me castigué por ello. ¡Como si el no hacerlo volvería el tiempo atrás!

Mis ojos se abren y la ven de espalda, bajando al infierno, agarrándose del pelo para salvarse, y para matarme. Mi saco cae sobre el sillón más cercano, y la corbata ya es parte del decorado de la barra.

Adele no deja de aullar, y nosotros somos la Laguna del Diamante, una noche de verano. Esos muslos que explotan como nueces, esos ojos que derraman miel… Tal vez el juicio terminó y si la cárcel me espera al regresar como en este último tiempo, al menos intenté de escapar. A partir de ahora, en mi vida, la libertad condicional debía ser una opción.

Su cuerpo se detiene en seco. Se petrifica. No hace foco y me traspasa. Me intento acercar y me frena con el índice sobre el pecho. Se pierde con la mirada a lo lejos. Intento encontrar su pelo con la mano y ella le da el abismo de un saque. Sigue sin mirarme.

Temo, ¡y no sé por qué carajo temo!

En el fin de sus ojos, donde termina la barra, hay un hombre sentado. Sirviéndose de las partes que más le gustan de la Flaca. Vuelvo a ella que traga unas cuantas lágrimas y otra vez a él, que la mira sin titubeos. Quedo en el medio de una balacera indescifrable.

–¿Nacho…? –Dice con la voz herida por el último disparo– ¿Qué hacés acá…?

También podes leer:
Eterno Atardecer: “Testigos Falsos”

El año pasado escribíamos:
El Mendolotudo por el Mundo!


WhatsAppShare

Comentarios

  1. Don Rubén dice:

    No hice mas que llegar a casa, y buscar el tema que bailamos con la Flaca… Acá lo sumo, para vivirlo a pleno.

    http://www.youtube.com/watch?v=rYEDA3JcQqw&ob=av2e

  2. Rusa dice:

    Me ENCANTOOOOOOOOOO!! Que lindo escribís Rubén! siempre lo digo.
    Abrazo

    • Don Rubén dice:

      Hola Rusita!
      Qué bueno que te haya gustado, hay cambios a medida que el baile avanza, de los que no alerté en estos dos años…
      Veremos cómo sigue. Abrazo!

      • Rusa dice:

        Me debía una re-lectura de este capítulo Rubén, y quisiera dejarle algo mas comprometedor que el mensaje que con total honestidad le dejé anteriormente mas arriba. Y es que cuando usted dice “La Flaca está siendo libre, las cadenas de sus fracasos comienzan a romperse, desde la comunión con el perdón al que se somete. Por fin la entiendo… ” .. Usted me disculpa pero eso me suena a una suposición suya! ¿Que sabe usted realmente de la Flaca?? y de sus fracasos? Usted supone. Supone por algunas respuestas que ella le a confesado en alguna charla, y por que en ese momento se ve reflejado en ella, por que junto a ella usted siente que son la Laguna del Diamante, una noche de verano!. Usted no la entiende a ella, usted mi estimado amigo, se está entendiendo a usted mismo!
        Espero que se haya entendido jaja.

        • Rusa dice:

          Tampoco había notado que la canción es APOCALÍPTICA! (es un detalle de película, que maestro jaja)

        • Don Rubén dice:

          Estimada Rusita, qué bueno que reincida, porque va dando en el clavo, y me va dando mas certezas al barullo que tengo…
          A veces sabemos lo que le pasa al otro por conocimiento, otras por suposición, y otras por analogía. En este caso creo que es la tercera. Por los comentarios y accionar de la Flaca, estimo que le debe pasar algo así, y seguramente es como usted dice… Por querer esconder el pasado, me olvidé de quien soy, y hasta este baile no había sucedido. Los fracasos nos dejan lo suficientemente groguis como para quitarnos el vivir.
          En un momento digo: por fin la entiendo, por fin ME entiendo. Quizás por buscarle explicaciones a sus accionares, termino por recordar el porqué de mi envejecimiento reciente.
          Quizás no soy lo que soy, quizás esté en mi Descubrimiento, y con la Flaca, solo seamos las excusas para volver a empezar.
          Un lindo Abrazo, querida Rusa!

  3. Chachet dice:

    No te creo!!! justo viene a aparecer Nacho!!! todo venia perfecto…
    Me sigo sacando la Galera!!! cada vez me encandila mas esta historia!!!
    Genio!!!

    • Don Rubén dice:

      Amigo Chachet!
      Nacho vino para ¨cagar¨ todo, o para salvarme… (?)
      El camino del redescubrirse algunas veces tiene el defecto que implica dejar a algunos compañeros de ese trayecto en el camino, y puede que eso haya ocurrido.
      Gracias por sus pasaditas, compadre.
      Saludos!

  4. Vicario dice:

    Increible. Me encanto… Clap Clap Clap!!!!

    • Don Rubén dice:

      Que grande, Vicario! no se si es la primera vez que lo encuentro por mis notas, es un alegrón. Espero no se pierda, y cruzarlo prontamente. Abrazo, fenómeno!

  5. francolotudo dice:

    jojo que buen capítulo. se pasó esta vez con la narración. no creo que estas lineas puedan haber sido relatadas de mejor forma. Felicitaciones por cómo lleva la historia y sobre todo por cómo la narra.

    • Don Rubén dice:

      ¨jojo¨, jajaja…, imaginé esa risa Papanoelezca!!
      Cómo andamos, Francolotudo?
      Hay veces que uno debe divagar más que lo de costumbre para explicar las emociones. Eso sucedió hoy. Me reconocí después de un largo tiempo, y es como un volver a conocerse…
      Vio que cuando un bebe va creciendo, un día reconoce sus manos, otro sus pies, y así hasta que se termina por descubrir?
      Estamos en eso.
      Un fuerte abrazo, cumpa!

  6. ella good dice:

    Ademas de me que me encanto la nota, me fascino lo del silencio, hay mucha gente que se siente incomoda cuando no tiene de que hablar.
    ¿Por qué creemos que es necesario decir estupideces para estar cómodos? Entonces sabes que has dado con una persona especial. Puedes estar callado durante un puto minuto y compartir el silencio.
    excelente nota… 😀

    • Don Rubén dice:

      El silencio nos acaparó, EllaGood…
      O tal vez fue la manera que necesitabamos para decirnos, luego de tantas palabras. Como si las miradas, en mezcla con los aromas y la piel, fuesen una etapa de comunicación superior.
      Lo mas importante a mi entender, fueron algunas cosas que descubrí de mi, antes de que se termine.
      Que lindo que le haya encantado, la espero, Eterno… es suyo!

      • ella good dice:

        Que lindo eso de redescubrirse, cada uno necesitamos de nuestros tiempos y momentos para ello…
        La verdad que tus palabras y tu manera de escribir, me resultan muy reconfortantes, siga así Don Ruben… gracias

  7. Furioso dice:

    fuaaaa!!..romanticismo puroo!!…excelente como siempre amigo……
    En momentos donde todo lleva a la lujuria..nos damos cuenta que somos fragiles criaturas….ja!

    • Don Rubén dice:

      Estimado Furioso!! Me parece que del romanticismo nos fuimos para otro costal, en esta oportunidad. Pero era necesario. Por qué dejé que el tiempo pasase y me sintiera un tipo de 80 años? Debo saber que lo que sucedió en estos dos años, no es el fin de la vida, y volver a empezar desde la realidad, desde mi verdadero yo.
      Somo frágiles, y es duro cuando lo notamos.
      Abrazo grande, compadre!

  8. Enanoslife dice:

    Y no hablaron… jaja. Que valorable que a su edad tenga los cojones de querer empezar de nuevo, de olvidar esos rencores que menciona y querer internarse en los sinuosos caminos del amor…

    • Don Rubén dice:

      Será mi edad la que tengo realmente??
      Por qué cuando algo nos sucede, algo de lo llamado ¨malo¨, el tiempo es una carrera a la velocidad de la luz en nuestros días?
      Creo que es hora de agarrar el almanaque y empezar a participar de las fechas activamente.
      Me alegro de verlo por estos lados, estimado Enano. Siempre presente usted, un placer.

      • Enanoslife dice:

        El problema mi querido amigo Ruben es que confunde lo que es “la velocidad de la luz” y es una medida de distancia. Pero aun asi, creyendo que entendi la pregunta, los tiempos en estos dias cada vez son mas efimeros. Respecto del almanaque nunca fui muy amigo, dudo que algun dia lo sea. Saludos

  9. facsf dice:

    Con semejante descripciòn, era yo el que bailaba con la flaca y tambièn era yo el ignorado del final…

    • Don Rubén dice:

      Qué fea la situación de quedar en el medio!!
      Porque cuando esto sucede uno tiene dos alternativas, que van directamente de la mano en cómo sea el papel que uno tiene en el bolonqui:
      1. Saca pecho y defiende lo suyo (cuando hay ¨algo¨, al menos)
      2. Se hace a un costado, para que se resuelvan los conflictos bélicos de los que no se es parte (creo que es mi situación)

      La primera es la heroica, la segunda la patética, pero una no puede suceder en el lugar de la otra, ni por las tapas!!

      Abrazo, gustazo como siempre que se detenga a comentar, amigo Facsf!

  10. Celso Jaker dice:

    El inoportuno Ignacio… Qué cerca que estuvimos de volver al ruedo Rubencito! Hay que tener precaución con el retruco y con la faltas, y sobre todo con las faldas…

    • Don Rubén dice:

      Cuando menos se lo espera, los terceros en discordia cumplen su rol.
      jajaja, es muy cierto lo de las faldas, sobre si son de mano, y se juega con flor.
      Abrazo, estimado Celso.

  11. Diem Carpé dice:

    Nacho y la put….!!!!!!!!!!!!!

    Estabas ahí estimado…a unos milímetros de sellarlo todo. Pero no hay mal que por bien no venga. Ahora a esperar una semana mas!!! NOOOOO!!!!

    Excelente descripción amigo Ruben, una perfecta combinación de amor y éxtasis declarada entre sus letras. Quien pudiera seguirle el ritmo en su lírica estimado.

    Le dejo un abrazo grande grande. Espero que esté bien…a pesar de esta pequeña peripecia.

    • Don Rubén dice:

      ¨..a que te pario!!!!¨, yo completo su frase estimado.
      Me quedo con tu no hay mal que por bien no venga, estaba comenzando a recordarme, y en ese ir y venir a veces tomamos decisiones apresuradas.
      Tal vez sea el momento de la fiesta para agarrar lo bártulos y picárselas. Qué bueno es llegarte con mis palabras, tu crítica tiene mas espalda que el Ancho Peuchele!
      Abrazo, al Gran Diem!

  12. La Profe dice:

    Estimado, que alegría leer su experiencia, lástima que todavía no se desarrolle un final feliz, aunque lo mejor de las historias no son finales sino los desenlaces, es tan lindo vislumbrar que con el silencio se manifiestan las almas, la esencia, ese que yo que tiene cada uno.
    y también es bueno saber que existe alguien que puede hacernos perder todo en un instante…de esa manera nos damos cuenta de cuánto valoramos lo que podemos añorar…NO TODO ESTÁ PERDIDO CUANDO SE LUCHA, SINO CUANDO SE BAJAN LOS BRAZOS!1
    Espero que éste tropezón no baje sus ánimos!!
    beso y abrazo

    • Don Rubén dice:

      Profe querida!! La alegría es mía de tenerla por estos lados con habitualidad!
      No se si va a encontrar muchos finales felices por aquí, al menos por el momento, pero en esto del tobogán del amor los finales suelen ser abiertos, y lo que es feliz para unos puede no serlo para otros. Sino mire a la Flaca con su Nacho…
      Me encantó lo que dice de ¨…es bueno saber que existe alguien que puede hacernos perder todo en un instante…¨ Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde, aunque creo que no es a la Flaca a quien empecé a tener, sino a mi mismo, luego de algunos sucesos cercanos…
      Nos vemos el martes, lindo finde!
      saludos!!

  13. MaryJo dice:

    ON FIREEEEE!!!! Alguien llame a los bomberos que a DonRu se le quema el traje con una llama color salmón!!!! Arrugas, que giro!!!!!

    Quién manda al corazón cuando halla un buen lugar donde cobijarse??? Cómo le decimos que no al amor, cuando a gritos la conciencia lo aleja de eso que tanto necesita???

    Más vale que Nacho haga mérito para justifica la interrupción de esa caída libre de ella en su corazón DonRu!!!!

    EXCELENTEEEEEEEEEEE!!!!

    Saludos, Besos y Abrazos!!!!!

    • Don Rubén dice:

      Y llegó el momento de contestarle a usted, mi querida M.J.!
      A decir verdad creo que esperábamos lo que sucedió indirectamente, hasta que llegó Nacho. Iba a ser otro ¨Nacho¨, sino era el, porque lo importante ya había sucedido. Ambos nos habíamos dado cuenta del tiempo usado para lamentar el pasado, y al escucharnos habíamos renovado las ¨patentes¨ para inventar nuevamente al amor. La noche nos había devuelto al mundo real y la interrupción no fue mas que la confirmación de que siempre hay un Nacho que justifica nuestra visión del pasado, sobre todo si hablamos del corazón.
      A veces es mejor correrse para no salpicarse, a veces es mejor correrse para cuidarse.
      S.B.A.

Trackbacks

  1. […] También podes leer: Eterno Atardecer: “La vida es un baile” […]

  2. […] El año pasado escribíamos: Eterno Atardecer: “La vida es un baile” […]

  3. […] El año pasado escribíamos: Eterno Atardecer: “La vida es un baile” […]

  4. […] El año pasado escribíamos: Eterno Atardecer: “La vida es un baile” […]

  5. […] El año pasado escribíamos: Eterno Atardecer: “La vida es un baile” […]

Opina

*