Acción claramente aliviadora y muy agotadora. Solemos llorar cuando un sentimiento es tan intenso que nos desborda, obligándonos a expresarlo de alguna forma física, y ahí es donde aparecen las lagrimas, prueba visible de que estamos sintiendo algo tan fuerte que resulta imposible de retener, algo que nos llena tanto que termina por desbordarnos, haciéndonos chorrear agua por los ojos.

El acto reflejo de lamer las lagrimas es la necesidad de retener el sentimiento que representan durante un momento mas.

Todos lloramos cuando sentimos algo intensamente: tristeza, felicidad, bronca, impotencia, y hasta me atrevo a decir amor.

Ejemplo:

Estaba con una amiga en mi casa, yo dormía en mi pieza y ella en el pasillo.

Esa noche mi amiga había vivido una situación desafortunada, el novio le había metido los cuernos, lo cual en estos tiempos es común pero no por eso menos doloroso.

Estaba durmiendo y un ruido me despertó, el ruido de un llanto, el cual sonaba doloroso y profundo.

Me levanto y salgo de mi cuarto, camino hasta el colchón en el que mi amiga dormía y la veo, con su carita de nena chiquita, sufriendo mucho.

 Lloraba con los ojos cerrados, así que le toco el pie y cuando abre los ojos y me mira, le hago una seña para que me siga, eso hace y cuando llegamos a mi pieza, me meto en mi cama, sosteniendo la sabana para que ella se meta conmigo, se acuesta y sigue llorando.

 No tengo nada que decir, me niego a consolarla con palabras inútiles y mentiras sin sentido, asi que me pongo de costado, me apoyo sobre el codo y le limpio las lágrimas, intentando librarla del sentimiento de tristeza y decepción que estas representan. Le toco el pelo, intentado que se relaje, de a poco va dejando de llorar, se va tranquilizando. Me levanto y voy a buscarle un vaso con agua, pero cuando vuelvo me doy cuenta de que tiene los ojos cerrados y respira profundo, se durmió.

Dejo el agua en el piso y me meto a la cama con ella, la abrazo y me duermo yo también.

Las lágrimas nos ayudan a descargarnos, a expresarnos, a liberarnos y a vaciarnos, con sanas, ricas y hermosas. Son saludables y naturales. Necesitamos llorar, así como necesitamos hacer pis y caca, ya que cuando lloramos nos limpiamos por dentro.

Escrito por Ruluu para la sección:

También podes leer:
Pasaje al otro mundo “leer es una de las formas de la felicidad” 

El año pasado escribíamos:
La musa en forma de placenta de tortuga 

Compartí, no seas paco