Refrito de un refrito de El Ángel Gris llamado “izquierda y derecha” (click acá) de un tema que desde que tengo conciencia me tiene harto.

Cuando un hombre tiene que lavar los platos, abre el agua, pone detergente en la esponja y los lava. Cuando una mujer tiene que lavar los platos se aparecen las veinticinco agrupaciones feministas del barrio a intentar darle lecciones de igualitarismo al integrante masculino de la pareja.

Si cuando el hombre sale con amigos la mujer lo vuelve loco con preguntas y advertencias es porque el hombre se lo merece por haber nacido hombre. Si cuando la mujer sale con amigas el hombre le pregunta por dónde va a andar, el tipo es un machista, celoso, digno de ser llevado a la justicia.

Si el hombre mira a una mujer, es un degenerado, pervertido, oportunista de su sexo. Si la mujer mira a un hombre, simplemente está bien.

Si el hombre se tiene que quedar cuidando a los hijos, los disfruta, los atiende, y está bien, por algo es el padre. Si la mujer se tiene que quedar cuidando a los hijos, es seguramente porque el padre es un irresponsable y ella es una pobre víctima dominada.

Si la mujer tiene algo para reprocharle al hombre, lo puede hacer a los gritos, en plena calle y con cualquier clase de improperio verbal. Si el hombre tiene algo para reprocharle a la mujer, lo tiene que hacer previo aviso escrito anticipado y ya pasado por la censura feminista de turno para su respectiva aprobación.

Si la mujer le dice “pelotudo” al hombre, es porque él se lo merece. Si el hombre le dice “pelotuda” a la mujer, es porque seguramente la golpea.

Si a una mujer se la ve feliz por la calle es seguramente porque se liberó de la opresión machista de su marido. Si a un hombre se lo ve feliz es porque seguramente su mujer se está partiendo en su casa para tenerle todo listo para cuando él llegue.

Si en los puestos codiciados por las mujeres hay mayoría de hombres es por la sociedad machista que tenemos. Si los puestos no codiciados por las mujeres son ocupados en su totalidad por hombres… pobres los que ocupan esos puestos, nadie los nombra.

Si un hombre se masturba, es un degenerado mental. Si una mujer se masturba es el símbolo libertario femenino del siglo XXI.

Si a un hombre le va mal en la vida, en un trabajo, en el estudio, es por inepto e inservible. Si a una mujer le pasa lo mismo, es porque seguramente el ámbito en el que le fue mal está copado por hombres.

Cuando un hombre tiene que hacer un trabajo pesado, sucio o con herramientas no se cambia ni la ropa y lo hace. Cuando una mujer se tiene que encargar de lo mismo, se olvida de todos los manuales y libros de igualdad y llama al hombre a los gritos a que se encargue de las cosas que les corresponde a los hombres.

Si una mujer escribe una nota feminista, es simplemente graciosilla y re pillina. Si un hombre escribe una nota machista, será denunciada ante los organismos estatales para así lograr que desaparezca de cualquier medio, su autor será calificado como un ser indeseable y patético para la sociedad, Eva Guevara dará lecciones de moral a la población y gracias a eso nos darán de comer para las notas durante todo un año por la escasa y casi inexistente creatividad que tenemos.

Si se organiza una carrera donde solo puedan participar mujeres ellas dicen que está bien porque hay que reivindicarse, y los hombres no dicen nada porque siguen viendo su serie favorita o trabajando o continúan la lectura de algún libro. Si se llega a cometer la osadía de organizar alguna carrera donde solo puedan participar hombres el mundo femenino se paraliza y se pone en pie de guerra por semejante atrevimiento.

Si a una mujer no le gusta esta nota, es lo lógico, hay que defender lo femenino que tanto costó conseguir a morir. Si a una mujer le gusta esta nota, es una traicionera, machista peor que los hombres y que gracias a ella nunca van a poder hacerse valer por lo que realmente valen. Si a un hombre le gusta esta nota es lo lógico, si son todos unos básicos, estúpidos que se ríen por cualquier cosa y les falta mucha humildad porque se siguen creyendo mejores por ser naturalmente superiores a la mujer.

También podes leer:
Lo confieso, soy Pastafari

El año pasado escribíamos:
La musa en forma de placenta de tortuga 

Compartí, no seas paco