Con motivo de la multitud de recitales de papitos ricos en el gran Baires, los generosos creadores del Mendolotudo decidieron enviar a dos estupendas y lindas noteras a inspeccionar el estado de excitación de las mujeres argentinas frente a la variedad de artistas que se presentan para estas fechas; sí, enviaron a Madame Barrilete y Capitana Sparrow.

Ellas, elegidas por su belleza e inteligencia (por no decir jugando al desparejo con el resto del staff), fueron derechito a la big city, en el avión privado del Mendolotudo, con azafatos súper sexys y caviar traído del fondo del dique Cipolletti. Una vez que arribaron a la ciudad comenzaron a disfrutar de los lujos y atracciones que el lugar les esperaba.

Visitaron todo el centro y estaban en un momento de shopping cuando un rumor chocante las había trasladado hacia lugares impensados en sus cabezas. Resulta ser que en charlas de cambiadores de ropa terminaron escuchando a una diosa (metro ochenta, físico inigualable, traste esculpido y pelos en el pecho); que se jactaba de tener buenas ganancias con su local de “comidas al paso” y en acento porteño exagerado contaba que mayor parte de ingresos provenían de un grupo de clientes preferenciales y bastante rutinarios, siempre recién llegados de una provincia lejana llamada Mendoza.

Se hacían llamar por apodos para no ser reconocidos por el resto de los clientes y todos tenían una característica en común: eran escritores con una atracción enorme por los combos que vendían en el local donde Cachorrita (de día Cacho, de noche Rita) trabajaba. Todas las pistas llevaban a que dichos clientes pertenecían al mismo lugar de trabajo que Madame y Capitana.

Todo esto provocó una enorme curiosidad periodística en ellas, que una vez terminada la sesión de compras, se dirigieron directamente al local de la Cachorrita, el famoso “Chori-PT Club”, para realizarle una entrevista. 100% profesional, el resultado fue el siguiente:

Nuestra querida Cachorrita había quedado encantada con la magia de dichos clientes preferenciales, hasta el punto de crear una serie de combos inspirados en dichos personajes. Si bien todos los combos giraban en lo mismo, cada uno tenía una particularidad que le recordaba a cada uno de esos encantadores y raros escritores.

Después de entrar un poco en confianza, de hablar sobre la depilación definitiva y de tratar de resolver problemas de importancia mundial, como la eyaculación precoz, nos vimos tentadas a preguntarle un poco más sobre esta especie de “tributo” que Cachorrita había hecho para tan especiales personajes:

-Madame: Cacho contame un poco, ¿de dónde sacaste esta idea de hacer los combos?

-Cachorrita: Y mirá…Cuando vinieron estos chicos me di cuenta de que a mi servicio de comida le faltaba muchas cosas y que muchas veces no cubría todas las necesidades de mi tan diversa clientela. Ellos venían con cada ocurrencia que me sorprendía y así fue cómo pensé. ¿Por qué no innovar en el rubro y agregar variedad al producto? Y así fue que surgieron estos combos.

Capitana S.: ¿Y nos podés contar un poco más sobre que tienen de particular cada uno de los combos? Y si podés también nos gustaría saber en honor a quien…sin dar nombres obviamente, pero ponerle apodos; total nosotras te prometemos que no decimos nada.

Así fue como conseguimos información valiosísima sobre los combos chori-pt.

Continuará…

También podes leer:

Animales de la noche (De la Capitana)

Enferma de pachanga (De Madame)

El año pasado escribíamos:

El cerro es de la Gloria, ¿pero de cual?


Compartí, no seas paco