Hacen muchos años cuando nos ilusionamos todos los mendocinos con la creación del Corredor del Oeste, el traslado de la villa miseria del Hipódromo y todos los bla bla de los gobiernos de turno nos imaginamos otra cosa, o por lo menos yo imaginé otra obra. Quizás cuando no manejaba no me daba cuenta de todos los problemas que tiene y tampoco imaginaba todos los que podrían surgir con el tiempo, ahora los invito a subir conmigo al auto y hagamos el hermoso trayecto desde calle Mariano Moreno hasta la famosa Guardia Vieja. Cinturones de seguridad y casco, porque nunca se sabe lo que puede pasar.

Si vengo por Mariano Moreno, cruzo Paso de los Andes me encuentro con  el embudo de calle San Francisco de Asís y Av. Boulogne Sur Mer. Acá pasa algo claro, mas allá de que está hecho como la cara. El hecho del paso. Que primero lo tenían de un lado y ahora lo tienen del otro, pero, y ¿que onda?  Porque desde que llegué a Mendoza me toca pasar en horarios pico y no pico y nadie frena, nadie respeta. Todos paliándose por ver quien pasa primero, porque el señor de la camioneta 0 Km. tiene que tener paso, pero el señor con el auto que se cae a pedazos también. Y ni habar del Señor micro. Yo entiendo que usted lleva mucha gente por día, que su trabajo no es el más agradable de todos y todo lo que quiera pero… ¿no seríamos todos más felices si dejamos de encerrar y nos dejamos hacer de cuenta que el  Disco pare o el Ceda no existen? Una simple sugerencia.

Cuando empezamos a sentir olorcito a corredor es a la vuelta del Hospital Lencinas, sobre Avenida Las Tipas es donde realmente me da bronca. Primero que la policía esté haciendo siesta en el auto, calentito al sol, si es de día. Si es de noche duermen o no sé pero todo eso lo hacen mientras los autos pasan a cualquier velocidad y pasan miles de cosas. Ni hablar de que re roben en el semáforo de noche, porque ellos, no vieron nada. Ellos están ahí para controlar a los taxis que frenan cuando quiere y tiene ganas la policía.

¿Alguien alguna vez se dio cuenta que hay un colegio sobre el Corredor del Oeste? Si señores, el colegio tiene salida sobre el corredor y no solo eso, sino que no hay nadie que controle que los chicos no intenten cruzar o que sin querer alguno salga corriendo jugando y uno, que viene manejando, no los vea. Tantas obras inauguradas durante el gobierno de turno, tantas cosas que dicen haber hecho pero yo creo, y es mi humilde opinión, que correr ese colegio de ESE lugar es una prioridad. Seguridad para los chicos y para el conductor. Y bueno si, ya pasaste la curva de la muerte y no atropellaste a ningún niño ya  te encontrás en ya llamado  Corredor del Oeste Juan Domingo Perón, donde tenés el primer semáforo completamente en desacuerdo con el segundo, vengas a la velocidad que vengas a la hora que vengas. Y ahora tengo una duda existenciál. ¿Si se te rompe el auto? ¿En dónde está la banquina o el pedacito de tierra para estacionarte y esperar la grúa o el amigo buena onda? Y otra cosita más. ¿La acequia que corre por la misma mano con el cordoncito no es algo peligroso señor Gobierno?

Rotondas mal señalizadas, mal calculadas. La primer rotonda no tendría que existir, los que venimos del corredor venimos con una velocidad, los que agarran la rotonda desde Montes de Oca envejecen mientras esperan su turno y ni les cuento los que vienen desde calle Antártida Argentina. ¿Y la segunda rotonda? De un lado mas abierta y del otro más cerrada.

Mientras tanto las salidas y subidas muy pequeñas y peligrosas, con curvas y sin carteles. Y tengo que decirlo pero la única salida bien hecha, pero llena de saltos es la del Barrio de Palmares. ¿Casualidad?

Velocidades mal señalizadas de máximas y mínimas y seguimos sin banquina.

Una vez que salimos del corredor para los que tenemos que seguir para Luján de Cuyo nos tenemos que fumar la Ruta Provincial Número 82, mejor conocida como Ruta Panamericana en donde de día podemos apreciar todos los pozos. Cada uno con historia. Yo no entiendo si taparlos es mucho problema o si taparlos es un insulto a los mismos. ¿Y las señalizaciones? Seguimos con lo mismo, pero los carteles que no están pintados con aerosol están tapados por árboles. Las entradas a los barrios privados que te hacen comer trafico y tener que frenar cada quinientos metros. ¿Y de noche? De noche no hay pintura fluorescente que te diga por donde estás transitando y donde podes y no podes pasar otros autos, y bueno, los pozos de noches te los comes cual chocotorta.

Las salidas a calle Pueyrredón y Guardia Vieja son un chiste. Peligrosas y en horario pico son un garrón.

Todo esto nos tiene que hacer reflexionar como ciudadanos. Somos personas comunes y corrientes que usamos estos espacios para transitar todos los días de nuestras vidas, y sino son todos los días, al menos los fines de semanas. Deprimen y dan vergüenza. Mucha inversión para muchas cosas pero lo que tenemos hay que cuidarlo y evidentemente en el momento de la obra alguien se comió el dinero de todos los Mendocinos.

Ya no es tiempo para pedirle a esa persona que lo devuelva, pero si es tiempo para pedirle al gobierno de turno y al que viene y el que viene que se ponga los pantalones y haga algo al respecto. Cada fin de semana estos dos personajes se cobra vidas de amigos, familiares y vecinos. Cada uno conoce al menos una persona que se mató o casi se mata en estos lugares.  ¿Hay un responsable? Si lo hay. ¿Encontrarlo? Ya no se puede. ¿Esperar? No. Todos tenemos el voto y la voz. Nosotros somos quienes ponemos a esos personajes a dirigir la provincia. Entonces hagamos valer lo que es nuestro.

Y si. Volví para quejarme porque cuando hablaba de mi país, no decía todas estas cosas. Porque uno no se acuerda. Pero cuando vuelve, las ves y te dan ganas de llorar.

—-

Podés leer también: Americanos de naturaleza propia por María Conchita

Compartí, no seas paco