A veces nos dormimos y vamos perdiendo posiciones o lugares conquistados con sacrificio sin darnos cuenta.

A veces un hombre llega al picado y los que elijen lo dejan para el último con el gordito y el chicato y no sabe bien que pasó, ¿En que momento pasó de ser el winner a ser el último orejón del tarro?

Eso nos pasó a los hombres argentinos, especialmente a los mendocinos en los últimos años. ¿En que momento dejamos de ser los empernadores omnívoros de otrora en Reñaca durante Enero y colapsar las maternidades de Santiago en Septiembre?

Sin que nos demos cuenta los chilotes se agrandaron y dos de ellos fueron demasiado lejos, se entreveraron con dos de las nuestras, para colmo dos de las buenas.

Hace unos años, no mucho, el mas feo de los nuestros (Carlitos Menem), se empomaba a la mas linda de ellos (Cecilia Bolocco), hoy los mangueras, los Vicuñas, se animan ellos a cruzar Los Andes y ponerla de este lado. ¡Ay Patria mía!.

Pero llegó él, el nuevo ídolo de la platea masculina del Mendolotudo: El Sr. Martín Lousteau, quien pasará a la historia, no como el autor de la famosa 125, ni como el gonca que arrugó con Moreno en público, sino como el redentor del macho argentino. ¡Suenen fanfarrias de triunfo¡.

¡Martincito, lo guampeó al chileno choto ese, en su propio auto, con la mina embarazada de seis meses y de día!, chapeau.

Ahora falta que algún otro patriota se entotore a Pampita, de ser posible en la casa que banca el chilote, se tome su pisquito, se ponga su pijama y se entere la servidumbre.

Hagamos retroceder al invasor. Que se vuelvan allende los andes, que se amarguen todo Enero y remen de Febrero a Marzo para volver a ponerla.

Señores esto no es chauvinismo ni xenofobia, es patriotismo del mas puro, no ese nacionalismo con  la cabeza y el intelecto de Leopoldo Lugones, ni el patrioterismo con el corazón de Rimoldi Fraga. Esto señores, es el patriotismo mas sagrado y primitivo, el patriotismo con la poronga.

PD sobre la mina: Como es costumbre, no nos detenemos mucho en las mujeres, solo podemos decir que si, es una trolita, pero debe ser trolita nuestra no de chilenos atrevidos.

Compartí, no seas paco