Los Mendolotudos y nuestras tardes refrescantes

No deja de llamarme la atención, hasta el día de hoy, la dificultad que tenemos los mendolotudos para poder refrescarnos, con agua o en ella, en algún dique, lago, río, pileta de club, inclusive en un canal de riego de alguna finca o barriecito aledaño.

Hoy nos concentraremos en nuestros espejos de agua, esos que tenemos bien cerca…

Pero, como somos buenos mendolotudos, recorremos unos cuantos kilómetros y concurrimos en masa hacia estos lugares, no para pasar una tarde refrescante y tranquila, sino para hacinarnos y cocinarnos bajo nuestro suave sol de verano, para quedar nos guste o no, como cangrejo o langosta.

Después de haber pasado muchos años desde la construcción del dique potrerillos se decidió parcelar y forestar el peri lago del mismo, algo que de por sí le daría una mejor vista al mismo y mejoraría la calidad de la estadía de los visitantes, cosa que hasta el día de hoy no hay indicio alguno de que se vaya a hacer o que se esté realizando. Ustedes podrán ver cuanto les importamos a los magníficos dirigentes de nuestra provincia, en especial a estos, esta actual dirigencia encabezada por el innombrable gobernador Jaque y su vice, que pelean para ver cuál de ellos es más estúpido. Pero al margen de lo anterior, ¿Cómo puta no previeron esto cuando terminaron el mismo? ¿Que visión tenía la dirigencia que tuvo a cargo la construcción de este y las siguientes? ¿Y nosotros, los mendolotudos, qué hicimos al respecto?

Cabe recordar mendolotudos, que esto no es nuevo, no, para nada, hablemos del triste y célebre dique El Carrizal, no porque sea feo o triste, creo que es un hermoso lugar, pero muy maltratado por todos nosotros, no solo por los que gerencian los clubes, que no les calienta un huevo invertir un poco en mejorar las instalaciones de los mismos para brindarnos una mejor atención y estadía en ellos. Es terrible ver lo deficiente que son de proveer de buenas instalaciones sanitarias, el lugar puede ser una bosta, pero si los baños son buenos vale como lugar. Si bien nosotros los hombres hacemos nuestras necesidades de parados, la más común, hay que ver la cara de sufrimiento de las mujeres, que muchas veces, al igual que nosotros, usamos al mismo lago como baño para saciar nuestras necesidades fisiológicas, y ojo, no solo se trata de echarse un pichicito, no no no, hay que ver a esos cabrones que hasta cagan en el mismo y se limpian el culo con el agua donde cagaron y sin ningún escrúpulo, le chupa un huevo si estás vos o yo a su lado.

Como bien sabemos, la sociedad mendolotuda es muy especial, desconfiada y conservadora, parca y mala onda, incapaz de pegar un grito en el cielo y exigir mejoras, no solo al estado, sino también a aquel privado que gana guita ofreciendo mierda, incapaces de mandarlos a la concha de su madre o dejar de ir a esos lugares donde ofrecen poco y nada, pero creemos ser tan narices paradas los mendolotudos que abrir la boca para reclamar o quejarnos es compararnos con los piqueteros y eso para nuestra sociedad está mal visto.

Mendolotudos, entiendan que yo me incluyo en todo esto, tratemos de aprender de los cordobeses, nos pueden gustar o no, o los podemos querer o no, pero para aquellos que han dado vueltas por Córdoba, podrán haber visto que si pasa un hilito de agua por algún lugar generan una playa al estilo Cancún, bueno, no es para tanto, pero hacen de ese lugar hasta un centro turístico y lo mejoran con el tiempo.

Tratemos mendolotudos de movernos un poquito más, en Mendoza hay lugares hermosos para pasar un buen rato, de no estar pegado a otro boludo que no hace más que tener la música de mierda y al palo, y de hablar boludeces. Basta llegar a Tunuyán, Tupungato, o hasta Uspallata para encontrar estos lugares, pero ya sé, con lo primero que me van a salir es con las distancias que hay que recorrer, pero señores/as, nunca vamos solos, siempre vamos con amigos o en familia así que hagan una vaquita y lleguen más allá, traten de descubrir y pasar data para poder contar con más opciones.

Pero eso sí, empecemos a quejarnos y a hinchar las bolas con que mejoren los servicios, en todos lados, que nos den la posibilidad de salir a matar a estos días agobiantes.

* En la nota anterior hice referencia a los fronterizos y dije así: …fronterizos de mierda… Señores, los fronterizos no tienen la culpa, son enfermos, lástima por los sanitos que se comportan como tales. Y sí, me comporté como un buen mendolotudo, pido disculpas por eso y trataré de mejorar, gracias a aquellos que marcaron mi grave error.

También podes leer:

Los Mendolotudos y la música en los celulares

Compartí con el resto, no seas egoista

    Comments

    1. CHILO says:

      Excelente nota, es verdad todo lo expuesto.

    Trackbacks

    1. [...] El año pasado escribíamos: Los Mendolotudos y nuestras tardes refrescantes [...]

    Dejanos tu comentario, no seas botón

    *