Llega una edad en la que indefectiblemente tenes que irte a vivir con tu novia, ya sea casado, juntado o en vísperas de formalizar, pero no podes ser un peludon y seguir viviendo en lo de los papis como así tampoco no podes irte a vivir solo o con algún amigo llevando más de tres años de novio y que tu vida pase a ser un viaje de egresados. Es por ello que decidimos comentarte “algunas cositas” que le tenes que aclarar a tu novia antes de irte a convivir con ella, como para que se las aprenda, como para que sepa la que se le viene, como para que se ataje y se compre guantes previamente, porque “el que avisa no traiciona”, así que si vos ya comentaste sobre tu verdadera vida, tan lejana a la de un caballero educado y formal, estas bajo todo el derecho de no sentir el más mínimo remordimiento. Esto mismo lo podes imprimir y mandárselo días antes de la mudanza…

  • No solamente que se aprenda a bancar tus ventosidades, sino que le cope la idea de que se los apantalles con la colcha o que cierres las ventanillas del auto y te rías al hacerlo.
  • Debe si o si aprender a jugar al Winning Eleven o por lo menos a uno de pelea.
  • Los hombres somos como los perros, perdemos pelos por todos lados y no nos calienta recogerlos (a los pelos), se nos pasa, no jodan.
  • A menos que se coma un chicle no hay besos al despertarse, menos después de una noche de joda. Una lavadita rápida de boca y vamos nomás.
  • Hasta los 40 “me duele la cabeza” no es excusa.
  • El “día de amigos” es imposible reemplazar, así que déjense de joder y bánquense que una vez por semana (o hasta tres) caigan todos los muñecos con escavio, asado, cartas y posiblemente un traba a la casa y estén hasta altísimas horas de la madrugada. Gritando y desordenando, de última hagan la misma ustedes.
  • A la play se juega con el volumen alto, sino no tiene gracia. ¿Acaso les decimos algo cuando ponen Ricardo Arjona al palo hablando de la menstruación?
  • Las estupideces que te gustan hasta los 30 años lamentablemente para ellas, te van a seguir gustando durante toda la vida. Reconócelo y lucha por tus derechos.
  • No rompan las pelotas si malgastamos nuestro dinero sin afectar la economía familiar. Menos si ya hay pan y leche para 7 días. Así como ustedes son fanáticas de la ropa y los maquillajes a nosotros nos gustan los chirimbolos y estupideces.
  • Siempre nos va a gustar tener fotos y revistas porno escondidas. Compartámoslas.
  • La autosatisfacción no solo no es engaño, sino que es un vicio que no se acabará nunca. Lo hacemos de manera natural, como caminar o respirar.
  • Si hay algo que jamás le puede faltar en la heladera de un hombre es cerveza y algo que tenga carne, por lo menos frisado. Sépanlo y no nos fallen…
  • Los abdominales marcados duran exageradamente hasta los 25 años, ¡después no jodan! ¿Acaso les pedimos que no tengan celulitis después de los 25?
  • Si cocinamos o lavamos los platos u ordenamos la ropa de los cajones o hacemos el desayuno o tiramos desodorante de ambiente después de salir del baño o no meamos la tasa o pasamos el lampazo o le limpiamos la caca al Boby no es porque somos caballeros o buenos cónyuges… lo hacemos porque la queremos poner, lisa y llanamente. Ponerla, ponerla y ponerla.
  • Rueguen por no coparse con una novela los domingos por la tarde a menos que se trate de un juego entre 22 chabones de distinto bando que tratan de embocar un objeto redondo a un arco rectangular. Sino, cómprense otra tele o vallan de mates a lo de la mama.
  • Un té con galletas traviatas no es un postre. Cuando les pedimos un postre esperamos cosas como una chochotorta, un flan y por lo menos unas frutillas con crema. ¿Acaso cuando nos piden un asado le tiramos un bife a la plancha y listo?
  • Que tengas un amigo travesti no quiere decir que te guste el pingo, ¡es lo que la vida le dio (de más) al pobrecito! Además es un copado el muchacho.
  • Las pelis románticas nos las comíamos durante el noviazgo para levantarlas o quedar como románticos, ahora que son nuestras no más ñoñadas ni amoríos ridículos, vamos a los tiros, el sexo, las piñas, los monstruos, los mafiosos, las naves y las payasadas. O todo junto que es mejor aún.
  • Las dietas son unipersonales, si están gordas no nos rompan las pelotas.
  • Los suegros se visitan en la casa de los suegros.
  • Siempre debe haber un colchón, buena onda y ninguna pregunta inquisitiva  para ese amigo que lo rajaron de la casa.

Compartí, no seas paco